Miami - El rapero estadounidense Kodak Black, que en noviembre pasado fue condenado a cerca de cuatro años de prisión tras declararse culpable en un caso de posesión ilegal de armas, fue trasladado de una prisión federal de Miami, Florida, por un presunto abuso en la cárcel que por el propio músico.

Un grupo de abogados y la madre del rapero, Marcelene Simmons, convocaron una rueda de prensa ayer para hablar del supuesto maltrato, según recoge el Miami Herald.

Los abogados y la madre de Kodak Black dijeron que no habían podido verlo en semanas y que ha sido trasladado a una instalación de Kentucky.

“No quieren que mi hijo sea feliz”, dijo Simmons. “Por eso no me dejan verlo”. La primera alerta del rapero sobre su presunto abuso en prisión fue en Instagram este mes. El joven de 22 años, y cuyo verdadero nombre es Dieuson Octave, dio su versión de la historia sobre lo que sucedió durante una pelea en la prisión. De acuerdo con informaciones que ha logrado obtener el Miami Herald, el músico peleó con un oficial del correccional, luego le rociaron un spray con pimienta y además fue golpeado.

“Me golpearon tan brutalmente que me llevaron a la caja (celda de confinamiento en solitario) en una silla de ruedas. He estado aquí durante 45 días (...), estresado por la higiene y con medicamentos psiquiátricos ", escribió el músico en Instagram, según el diario local.

Kodak Black, que aceptó su culpabilidad en la falsificación de documentos y entrega de información falsa para comprar tres armas de fuego en un distribuidor de Hialeah, ciudad aledaña a Miami, fue declarado culpable de robo de armas en 2015 y ha sido acusado además de cargos por posesión de drogas.

En mayo de 2019, Kodak Black, que ahora se llama Bill Kapri, fue arrestado en el Hard Rock Stadium poco antes de actuar en el Rolling Loud Music Festival, uno de los mayores festivales de música rap de Estados Unidos.

En el mismo estadio, ubicado en la localidad de Miami Gardens, fue puesto bajo custodia y luego trasladado a una cárcel local como resultado de una larga investigación de la agencia federal de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, así como de los US Marshals, por el uso y posesión de armas.