Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Ignacio Peña lanza debate rockero por el planeta

06/07/2010 |
Su estadía en Texas, desde donde viajó a muchos estados en autobús, para dar a conocer su repertorio, lo transformó como artista y ser humano para preocuparse por el planeta tierra. (Primera Hora / David Villafañe)  

No es que el rockero Ignacio Peña se haya convertido en científico ni mucho menos en profesor de ciencias ambientales, sino que su estadía en Austin, Texas, por los pasados tres años, a donde fue en busca de nuevas experiencias musicales, despertaron en él la preocupación por el medio ambiente creando el espectáculo El gran debate del planeta Tierra.

Esta iniciativa surgió luego que el cantautor, de 37 años de edad, se presentara ante un grupo de estudiantes texanos de secundaria, y en ese instante se percató de que a los jóvenes hay que llevarles la información y educación de manera entretenida como puede ser a través de la música.

Además, el vocalista, que promociona el corte Mientras espero el final del mundo, de su álbum titulado también El gran debate del planeta Tierra, que se consigue a través de iTunes, asegura que lo hace feliz saber que en esta etapa de su vida puede aportar positivamente a la educación de la juventud, en especial a la de nuestro país. Tanto así que se encuentra en conversaciones con el Departamento de Educación para llevar su mensaje a las escuelas.

“En los pasados tres años estuve preparando El gran debate del planeta Tierra, que es la médula del proyecto que es un movimiento que tiene como idea crear una sociedad informada en Puerto Rico. Estoy convencido que para mover nuestro país hacia adelante nuestra juventud tiene que valorar la ciencia y entender cómo las cosas funcionan”, dice el artista al tiempo que describe su show como de entretenimiento educativo.

El solista indica a Primera Hora que con esta iniciativa, para la que se sumergió en una investigación viendo 50 películas y documentales, más una búsqueda en libros e Internet que le permitió crear un libreto de 25 páginas sobre el planeta Tierra, pretende que el contenido sea un puente entre la educación y el entretenimiento para “cambiar la idea de que la educación es un maestro en una clase que puede ser aburrida”.

Ignacio Peña, que se ha destacado como cantante de rock’ n’ roll, trae un espectáculo de “rock científico” en el que le acompaña una banda conformada por los músicos Jan Manuel Díaz (guitarra y teclados), Isaac Saco (bajo) y Tony Escape (batería). El montaje cuenta con tres pantallas gigantescas que presentan tres pietajes a la misma vez como parte de la historia que se va contando a través de las canciones. El estudiante Omar Rivera, de la Universidad del Sagrado Corazón, está a cargo del sonido.

“En el momento que ayudamos a los muchachos a entender la conexión entre lo que ellos aprendan en la escuela y sus vidas personales, en ese momento vamos a tener la oportunidad de entrar a sus mentes y a sus corazones porque es bien importante que ellos entiendan eso”, sostiene.

Ha tenido la suerte de que “le he enseñado este proyecto a maestros en Texas que llevan 30 años estudiando ciencias ambientales y al final han terminado llorando y me dicen: ‘En mi vida yo había visto una cosa que presentara información tan clara, tan concisa que conectara con mis emociones y con mi cerebro’. De esta forma y hacer eso toma tiempo, para bien o para mal (dice con simpatía)”.

El gran debate del planeta Tierra es el primero de otros proyectos que Ignacio Peña emprenderá, porque ya trabaja en otros siete sobre temas como la energía y los viajes al espacio.

“Éste es el principio de una cosa que voy a hacer por toda mi vida”, precisa.

Las personas interesadas en ver el vídeo del sencillo Mientras espero el final del mundo, así como también el tráiler del espectáculo de El gran debate del planeta Tierra, pueden acceder a www.youtube.com

¿Por qué se interesa en el planeta?

Con sinceridad recalca que El gran debate del planeta tierra no es una obra de caridad, porque “yo lo hago como algo egoísta porque llega un momento que sientes que la única forma que puedes ser feliz es dando para atrás y lo hago porque encontré algo que me hace feliz porque tiene el potencial de ayudar entre muchas áreas”.

En este show reitera que “está mi corazón y éste es el tipo de cosas que puede hacer del mundo un sitio mejor y para yo querer vivir en Puerto Rico. Aunque tengo unas discrepancias con Puerto Rico como la falta de educación, y con la forma en que funcionan muchos sitios”.

Siente, asimismo, ser “una persona superbendecida. He estudiado en sitios particulares y he podido conocer gente, y si no doy eso para atrás se va a convertir en una carga en mi vida. No quiero llevar una carga, prefiero hacer algo”.