Viña del Mar, Chile. Cuando hace 15 años los puertorriqueños Félix Ortiz y Gabriel Pizarro empezaron a escribir canciones y se aventuraron a probar suerte en el reguetón, bajo el nombre Zion & Lennox, jamás imaginaron que llegarían a viajar fuera de su país. 

Era un anhelo que tenían, pero veían el camino muy lejano. Hoy, tras varios éxitos musicales y reconocimientos, Zion & Lennox no solo han viajado el mundo con su música, sino que se han coronado como uno de los dúos internacionales más reconocidos del género urbano. 

Debido al éxito que han cultivado, los organizadores del importante Festival de Viña del Mar, en Chile, los invitaron para cerrar con broche de oro este evento, que anualmente reúne a una decena de cantantes de todas partes del mundo. La cita será este domingo en la noche, cuando ambos exponentes tratarán de domar al temido “monstruo” (público) de la Quinta Vergara, escenario en el que se lleva a cabo este festival, que este año celebra su 59 edición.

“De verdad que cuando empezamos jamás me imaginaba esto. En aquel entonces estaba empezando todo y todavía no era algo grande. Así que no nos veíamos en Viña ni en el Coliseo Roberto Clemente, ni en el Choli’, expresa Lennox, durante una entrevista en el hotel Sheraton Miramar, en Viña del Mar.

“El sueño era ir a New York a cantar y cuando llegamos allá los primeros cuatro años de nuestra carrera, aquello era insane, éramos Menudo. Y poco a poco fuimos cumpliendo nuestros sueños hasta estar aquí. Ha sido súper especial”, agrega Zion, con el Océano Pacífico como telón de fondo. 

Desde que el reguetón debutó en el Festival de Viña del Mar en el 2006, con la participación de Daddy Yankee, son muchas las agrupaciones y exponentes del género que han pasado por este escenario, pero no todos para cerrar esta celebración.  

Esa responsabilidad tiene al dúo un poco ansioso, pero también feliz. “Se siente un orgullo bien grande que nosotros estemos representando a nuestra islita en este evento tan inmenso, así que venimos con las mejores energías para representar a Puerto Rico, como lo han hecho otros artistas nuestros como Luis Fonsi”, adelanta Lennox, toda vez que indica que dejarán el alma en el escenario. 

Zion comparte que, durante el show, en el que estarán interpretando una veintena de canciones, harán un viaje en el tiempo en el que repasarán algunos de sus primeros éxitos como “Bandida” y “Doncella”, hasta las más actuales como “Otra vez”, “Te quiero pa' mí”, “Pierdo la cabeza” y “La Player (Bandolera)”, nuevo sencillo en promoción, cuyo vídeo musical -protagonizado por la modelo Shannon De Lima- estrenó el viernes.

El visual de la canción ya cuenta con 7.2 millones de visualizaciones, lo que demuestra la acogida del dúo, que, dicho sea de paso, recibió este sábado por parte de la discográfica Warner Chile un Disco de Triple Platino Más Oro Digital por su canción “Otra vez” y un Disco de Oro por el tema “Mi tesoro”. 

Zion, por otro lado, fue coronado como “El Rey del Monstruo”, título que lo otorga el mismo público a través de votación. La “coronación” sucedió el sábado en el mismo hotel, donde de forma informal, un representante del festival le hizo entrega de este premio especial. 

Cabe destacar que los raperos -quien están nominados a cuatro premios Billboard de la Música Latina, viven este momento de forma intensa. Desde horas de la mañana hasta la noche se dedican a atender prensa, conversar con sus fanáticos, hacer intervenciones en directo por Chilevisión -canal oficial del Festival de Viña del Mar-, además de prepararse, pues son jurados en la competencia internacional y folclórica que se celebra como parte del mismo evento. 

“Ha sido una responsabilidad muy grande. Estamos viendo dos facetas que son la categoría internacional y la folclórica, que es la que toca los corazones de muchos países latinoamericanos. Sabemos que hay que ser certeros y justos al momento de dar nuestro voto y estamos haciendo lo mejor”, comenta Lennox, toda vez que Zion dice que más que un artista, están buscando esa canción que los mueva, que los marque, así como ellos han logrado marcar al pueblo chileno con sus románticas, pegajosas y bailables temas que escribieron desde Puerto Rico para el mundo.