Casi 24 horas después de lo anunciado, Marc Anthony presentó el concierto “Una noche”, que promocionó por semanas con bombos y platillos como su primer en vivo durante este tiempo de pandemia.

Finalmente no fue en vivo. Como remedio a lo ocurrido en la noche del sábado, cuando colapsó la plataforma Maestro, el salsero ofreció esta tarde un concierto pregrabado, esta vez con acceso gratuito desde su canal en YouTube. También devolverá el dinero a quienes habían pagado para verlo.

El concierto se grabó anoche, tras el caos técnico, desde un escenario en la ciudad de Miami. Acompañado de su orquesta, el cantante se presentó vestido de negro para buscar complacer con una selección de sus éxitos en la salsa.

La primera canción, irónicamente, fue “Valió la pena”, con la que pareció pasarle la mano sobre el hombro a las miles de personas que se habían quedado esperando y no dudaron en desahogar su coraje en las redes sociales con comentarios y memes.

“Muchas gracias a todo el mundo en 50 países presentes. Ya era tiempo. No quiero defraudarlos. Mil bendiciones y pronto nos veremos en persona”, fue el saludo del artista, sin hacer mención de lo sucedido la noche anterior.

“¿Y hubo alguien?”, “Hasta ayer”, ¿Y cómo es él?”, “Flor pálida”, “Si te vas” y “Parecen viernes”, fueron parte del repertorio presentado con una orquesta completa, sólida como la que acostumbra el artista en sus presentaciones.

Marc, por su lado, tuvo sus momentos buenos y otros regulares en su proyección. Mantuvo la voz en un nivel intermedio, sin asomarse a los tonos altos que marcaron los pasados 30 años de su trayectoria, y que, como dijo esta noche, celebró con el tema “De vuelta pa’ la vuelta”, que grabó con Daddy Yankee.

Daddy Yankee se le unió para cantar el tema "De vuelta pa' la vuelta".
Daddy Yankee se le unió para cantar el tema "De vuelta pa' la vuelta".

“Cuando empezamos esta jornada, de celebrar 30 años de carrera estaba muy claro de que quería compartir con mi gente, y surge la pregunta, pero, en qué anda, qué sería algo (apropiado) para eso, y tuve una sugerencia de cómo vivir ese momento y se dio”, expresó antes de entrar al escenario el artista y productor urbano para interpretar juntos su éxito.

Fue uno de los momentos en los que se percibió otra energía, otro entusiasmo sobre el escenario.

“Puerto Rico en la casa. Un honor grabar contigo, Sabes que te respeto mucho. Tú eres un gallo, lo sabes”, le expresó Daddy Yankee en muestra de su agradecimiento.

“That’s was funcking awesome”, reaccionó Marc a lo vivido minutos antes en tarima.

El artista volvió a dar las gracias por confiar en él, y se despidió “hasta pronto” con el clásico “Vivir mi vida”.

El concierto estará disponible por 24 horas. Se informó esta noche que en la primera hora y veintiséis minutos de transmisión, tuvo 1.3 millones de reproducciones.

¿Qué falló el sábado?

Sobre el error técnico que impidió la transmisión del concierto el sábado, el equipo del artista expuso en comunicado de prensa que hubo un colapso de la plataforma de streaming debido a la “abrumadora demanda” de personas registradas a nivel mundial. El detalle técnico que provocó tal falla, no se especificó.

Joseph López, director técnico de la plataforma de eventos virtuales, Spyntyx, y Nino Jiménez, vicepresidente de innovación de la misma empresa, reconocen que, cuando se trata de un evento musical íntegramente en vivo, los riesgos tecnológicos son altísimos por lo que siempre será más certero pregrabar los contenidos y pasarlos eventualmente como si fuera en vivo.

En el caso particular del concierto del salsero, ambos expertos consultados plantearon que probablemente el colapso fue resultado de que el tráfico internacional de personas estaba siendo dirigida por una sola vía, es decir, las personas compraban el boleto a través del portal del artista, recibían desde allí el código de acceso, y seguido el enlace a una única plataforma (Maestro). Se presume que no hubo una diversidad de aplicaciones que dividieran el tráfico de personas hacia distintas direcciones.

“Toda la transmisión se está haciendo completamente en webpage, así que el 100 por ciento de las personas que estaban tratando de acceder, estaban entrando por la página web. En el caso de nosotros, es un poco diferente porque tenemos aplicamos móviles, así que el tráfico no va 100 por ciento a la página web y no afecta que tengamos ese cantazo tan fuerte de personas que entran al mismo momento”, planteó Jiménez.

López, por su parte, resaltó la importancia de mantener una comunicación directa con los productores del show para conocer de antemano el volumen de usuarios que va a enfrentar y así “robustecer la plataforma”.

“La tecnología, puede fallar. Dependemos en muchas ocasiones de terceros, se contratan servidores basado en cómo estuvo la venta y se trabaja de esa manera. Pero la realidad es que la tecnología puede fallar en cualquier momento, por lo que nosotros trabajamos siempre es tener un plan A, plan B y tener redundancia en esos servidores, por si alguno falla, poder movernos a otro, y que podamos tener el espectáculo y esos ajustes se pueden hacer en corto tiempo para que no se atrasen las transmisiones”, indicó el director técnico.

Otro evento que se pudo dar a nivel técnico es que la línea de venta de boletos fuera la misma utilizada para la transmisión. “Eso es uno de los errores que pueden enfrentar plataformas como estas. Por eso se recomienda que tengan líneas separadas, así que son muchos factores que pueden entrar. La tecnología es impredecible en ciertos momentos. Lo que sí podemos hacer es prepararnos”, puntualizó el representante de Spyntyx.

Imagen inalterada

Una falla a nivel técnico no debería impactar negativamente la imagen ni la credibilidad de Marc Anthony, de acuerdo con la relacionista Helga García, de Perfect Partners.

“La marca personal que es Marc Anthony no debería sufrir un gran impacto. En sus años de trayectoria, el respeto a su público está patentizado, es un artista grande que ha llevado una carrera impecable. Con la acción correctiva, en la que repone el concierto de forma gratuita y devuelve el dinero, subsana cualquier sentimiento de coraje o frustración que sus fans puedan tener”, consideró García. “No podemos perder de perspectiva que el artista solo es dueño del escenario y de su talento. La puesta en escena, transmisiones y todos los detalles que conllevan un concierto a la altura de su carrera, no están bajo su control”, puntualizó.

Neisha Torres de León, relacionista y profesora universitaria, destacó que la acción remediativa del artista fue una demostración de su respeto al público.

“Lo positivo dentro de la situación es que Marc Anthony y su equipo comprendieron el contratiempo y se ve que respetan a sus fanáticos. Ahora no tan solo beneficiarán a los que pagaron en primera instancia, sino que impactarán al que, tal vez, desconocía del evento y al que, por las razones que sea, no pudieron pagar el boleto. De las circunstancias ahora serán muchos más los que disfrutarán en escena a Marc Anthony y la imagen del artista se mantiene en un tono positivo”, opinó.