El tiempo es un factor al que la artista Nydia Caro no le presta tanta importancia. Quizás por eso los relojes parecen haberse detenido en torno a ella. A no ser por su reciente -y drástico- cambio en el color del cabello, de negro a dorado, es poco lo que se observa distinto en el físico de la cantante y actriz. Pero esa aparente desconexión de la carrera del tiempo, no la separa de la realidad. Al contrario, la “Muñeca de los Ojos Brujos” muestra gran preocupación por los problemas sociales que afectan al País, como los feminicidios, la crisis de salud global que representa la pandemia del COVID-19 y la controversia en torno a los vacunados y no-vacunados, entre otras.

“Yo me molesto. Lo que pasa es que me molesto y me aislo. Si estoy molesta no me gusta estar en la energía de otra persona porque eso se siente, uno lo palpa. Hay muchas cosas que me dan coraje. Me da coraje el abuso, que maten a mujeres, un montón de cosas que pasan. Pero a menos que no tome una acción que sea lógica y razonable y justa, ese coraje no va a ayudar”, dijo para luego exponer que la tranquilidad que emana es producto de la manera tan particular en que maneja su vida.

Nydia Caro comienza sus días con una caminata mañanera; a veces antes o después de ese ejercicio, se sienta a escribir tres páginas -”es como vaciar tu cabeza”, dice- y, finalmente, medita, que no es más que “estarte quieta un ratito”. “A veces estoy 10 minutos, a veces estoy más. Ya no sé, ya no cuento, porque lo hago por muchos años, y la respiración es muy importante en eso”. Al conjunto de estas tres prácticas las llama su psiquiatra.

Seguramente en esos encuentros íntimos de estos días esté esbozando lo que desea compartir con el público en su próximo encuentro, el concierto “Sueños y otras historias”, que presentará el domingo, 21 de noviembre, en el Teatro Tapia, en San Juan. La acompañarán en esa cita su mejor compinche artístico, el director Martín Nieves, y Los Hermanos Sanz.

Será una ocasión para conectar de múltiples formas. Nydia, por su parte, regresará a sus memorias de la infancia, cuando cercana a la costa de Rincón apreciaba los aguinaldos y villancicos, para interpretar algunos de ellos. También retornará a las navidades que vivió en Nueva York a través de una selección de canciones que incluirá en el variado repertorio.

“La Navidad para mí sigue siendo la época que más me gusta, aunque confieso que cuando llegué de Nueva York me causó un poco de angustia porque quería ver nieve y era la primera Navidad que no hacía frío, pero luego, poco a poco, me di cuenta que había una alegría que empieza antes de tiempo, y es maravillosa”, manifestó.

Ese adelanto a la época festiva lo armonizará con temas clásicos, porque si algo aprendió en su caminar por los escenarios locales e internacionales, es que “las canciones están muy ligadas a las historias de las personas, y al momento histórico que lo vivieron”. Comprendido eso, entonces entendió por qué siempre quieren escuchar las mismas letras.

A mí me encanta ser mujer y me divierte muchísimo todo lo femenino, los maquillajes, los perfumes. Si reencarno seguramente voy a ser un travesti, porque me encanta. Lo disfruto un montón y mi mamá tiene mucho que ver con eso, porque era igual”

-Nydia Caro, cantante y actriz

Nydia cuenta como “una vida” el tiempo cumplido al servicio del arte. Lo piensa y todavía le cuesta creer que haya podido superar la intención de sus padres de dirigirla hacia otro destino profesional.

“A mí mis papás me trataron de desviar como fuera, pero creo que los artistas nacemos con un chip un poquito diferente y este clan nuestro hace lo que sea. Desde chiquita supe que lo que quería era cantar”, dijo la egresada de la New York School of Performing Arts. En ese centro de estudio asumió el canto y la actuación como un oficio.

“Lo más grande es cuando la gente te dice, ‘Ay estaba tan feliz cuando cantaste esa canción’, entonces sabes que estás haciendo tu trabajo, porque para mí esto es un trabajo de servicio, de ver que la gente por lo menos por dos horas va a estar contenta y feliz en vez de estar pensando en todo este mundo complicadísimo y cambiante”.

La artista tiene el montón de recuerdos que bordearon su triunfo en el Festival OTI en 1974 con el tema “Hoy canto por cantar”. Desde haber tenido los nervios alborotados hasta haber experimentado la sensación única e indescriptible que todavía la invade cada vez que se dispone a cantar.

“Cuando empecé a cantar sentía que yo estaba (conectada) y como siempre he tenido problemas con la vista, y tenían unas luces tan grandes al frente, lo que hice fue enfocarme en esas luces, y estar tan y tan en el presente, porque cuando estás en el presente, es como si te pasara un río por dentro que hasta el día de hoy no sé qué es lo que puede ser, pero es una maravilla”, compartió.

Fue a partir de ese logro que la prensa local comenzó a identificarla únicamente como puertorriqueña, y no como puertorriqueña de Nueva York. Es la misma controversia que han pasado otras figuras nacidas en Nueva York y en otros lugares del mundo, cuyas identidades anclan en la Isla, como Marc Anthony, Lin-Manuel Miranda’, Jennifer López y Tony Croatto (1940-2005).

“¿Dónde está tu hogar? Donde te sientes superbien. Esa es tu casa, ese es tu país. Tu país está adentro. Yo nací en Nueva York, me crié en Nueva York, estoy muy agradecida de la forma de vida que me dieron, porque aprendí un montón de cosas, en las buenas y en las malas, pero me hizo fuerte, y me hizo entender las cosas mucho más profundas porque las tuve que buscar, las tuve que tratar de entender”.

Junto a Gabriel Suau, quien fue su esposo y padre de sus hijos
Junto a Gabriel Suau, quien fue su esposo y padre de sus hijos (VANESSA SERRA)

Nydia, criada en un hogar de raíces puertorriqueñas, llegó a la Isla tras la muerte de su padre. Para entonces, su español no era tan claro como el que habla ahora, por lo que ingresó en la Universidad de Puerto Rico a estudiar literatura para ayudarse con el idioma. Luego se casó con el productor Gabriel Suau, y este se convirtió en su maestro a tiempo completo. “Y se lo agradezco hasta el día de hoy”, afirmó del padre de sus dos hijos, Christian y Gabriela.

Paquito Cordero, su protector

Actualmente se denuncian situaciones de acoso y abuso en el ámbito laboral por movimientos globales como el #MeToo, entre otros recursos. De no ser una víctima de ese tipo de violencia, la cuidó el fenecido productor Paquito Cordero (1932-2009), a quien conoció cuando, siendo una estudiante, trabajaba revelando tomando y revelando placas en una oficina dental en Nueva York. Presentada por el dentista como “una nena, que trabaja después de las clases y canta”, Cordero le entregó una tarjeta y la invitó a llamarlo cuando visitara Puerto Rico.

Nydia llegó, lo llamó y enseguida comenzó a forjar su trayectoria en la televisión local través del “Show Coca Cola” junto a Eddie Miró. Fue el animador quien la llamó “La Muñeca de los Ojos Brujos”, mote que ella atribuye a que, debido a sus problemas para enfocar, solía fijar la mirada profundamente.

Con el productor Paquito Cordero.
Con el productor Paquito Cordero.

“Yo también sabía que no iba a cambiar mi integridad por nadie, porque el éxito era una cosa aparte, el dinero que eso te podía traer, era otra cosa, pero no era la base de por qué quería cantar. Yo vine con algo que quería desarrollar porque entiendo que era un regalo y ese regalo tenía que cumplirlo”, indicó.

“Uno necesita de todos y todos necesitan de uno”

Nydia tiene un gran sentido de comunidad y valor al prójimo, y desde esa perspectiva optó por vacunarse contra el COVID-19. Su concierto, inclusive, está anunciado como uno “solo para vacunados”.

“Nosotros tenemos libre albedrío. Es un derecho poder escoger lo que quieras hacer. Nadie tiene derecho de imponerte algo que no quieres hacer. Sin embargo, debemos pensar no tanto en el yoísmo en estos momentos, sino en el nosotros. Si bien que es algo bueno para mí, tiene que ser algo bueno para nosotros, o para un niño que tenemos que cuidar sobre todo, porque lamentablemente se están enfermando los niñitos. Así que mi decisión fue que me vacuné”, reveló invitando además a sumarnos en favor de la humanidad.

“No podemos seguir pensando si fuera como antes, o antes era así. Esto es lo que hay, este es el mundo que tenemos. Cómo podemos hacerlo mejor, cómo lo mejoramos de la forma que sea”, puntualizó.