Entre el joven de largos rizos con rasgos rockeros que emprendió en la música hace 20 años al cantautor comprometido con las causas que afectan a sus coterráneos hay una amplia distancia.

Tommy Torres no es “como antes”, como reza el título de su reciente sencillo. A sus 48 años no experimenta el miedo que le provocaba el escenario ni todo lo que conlleva ser una figura pública. Es más atrevido a tomar acción, opinar y asumir posturas y sus consecuencias.

“La música ha cambiado mi vida”, reconoció. “Esta es la persona que soy, quizás antes era más reservado, me preocupaba el qué dirán, cómo podía algo afectar mi carrera, y hoy día quiero ser el mejor ejemplo para mi hija (Amanda, de siete años) que pueda ser. Creo que los hijos le sacan a uno la valentía de ser. No puedo pedirle algo a ella que yo no sea, entonces este es quien soy. Habrá gente a la que le gustará las posturas que he tomado, hay gente que no le gustará y estoy totalmente cómodo con eso. Lo acepto".

El músico es sensible a lo que ocurre en el mundo, mucho más cuando se trata de Puerto Rico. “Me llena de ansiedad, me interrumpe el trabajo”, dijo. Esa sensación la experimentó desde que comenzó a sentirse en la Isla la actividad sísmica que afecta la zona suroeste, y que alcanzó su momento más grave con el terremoto del 7 de enero.

Siento que en vez de estar haciendo cosas para mí, debería estar haciendo algo acá y como que me divide la mente y el espíritu completamente”.

Hay algo que ha pasado, que no sé si es por mi edad, o porque tengo una hija, que digo, 'No todo se trata de mí, sino del mundo que le estoy dejando a mi hija"

-Tommy Torres

Esa lucha interna ha logrado librarla con ayuda de sus amigos que, sin restarle a su preocupación, le advierten sobre la importancia de darle continuidad a lo que es su aportación al mundo, la música. “Por eso cuando fui la primera vez al sur, fui con mi guitarra, porque eso es lo que tengo para ofrecer, que es especial más allá de las ayudas que llevamos. Eso es la conexión emocional para la gente y me parece que hoy día estoy más claro de eso”.

El anuncio de sus conciertos los días 14 y 15 de febrero en el Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot se dio antes de la emergencia de los temblores, no obstante, le ha tocado armar el espectáculo entre reuniones creativas y la canalización de ayudas, que en su caso patrocina junto con su esposa, la actriz Karla Monroig, y unos amigos a una clase de 250 estudiantes en un programa de escuela virtual.

“El traer un concierto, traer mi música, celebrar los 20 años trae un poco de normalidad y también trae una noche de despejarnos. La música tiene esa capacidad, que nos hace conectar espiritualmente con quienes somos y nos hace desconectarnos de la cabeza, que es la que está todo el tiempo pensando en resolver problemas y en todo lo demás. Entonces, dos noches para mi también es parte de ese despojo que necesitamos todos”, expuso desde Astra Studios, donde realiza los ensayos.

Torres valoró la iniciativa de la gente por tomar en sus manos el ofrecimiento de las primeras ayudas para los damnificados. “No estoy muy claro ni cuál es el manejo, las decisiones o movidas que está haciendo el Gobierno o no, lo que sé es que el pueblo desde un principio recordó (el huracán) María y dijo, ‘Con el Gobierno no se puede contar. Lo que hagamos vamos a hacerlo nosotros mismos’, y esa fue la iniciativa de todo el mundo, de ir directamente y llevar las cosas personalmente. De no esperar".

Como papá, la seguridad de los menores en las escuelas es lo que más le inquieta. “Las casas son importantes, pero la educación de todos estos niños que todavía no tengamos una respuesta de qué va a pasar realmente, porque se habla un día de que las escuelas no sufrieron daño, pero nadie se atreve a decir si están construidas bajo los códigos correctos. Ahí si te digo yo, porque soy papá y sé que todos los papás en Puerto Rico están sintiendo la misma preocupación de que no sé si me atrevo mandar a mi hijo a una escuela donde no me están diciendo si aguanta un temblor o no”, puntualizó.

El repertorio recogerá sus éxitos por las pasadas dos décadas.

Los conciertos que presentó en el 2017 dejaron al público con buen sabor, y eso ahora es un reto superarlo. Hay buenas señales y él se ve complacido con la compilación de éxitos que presentará. Algunos los volverá a cantar después de 10 años.

“La puesta en escena va a ser muy bonita, muy, muy hermosa. Creo que esta vez está hecho aún más a la medida de cada canción. Cada canción va a ser un viaje distinto. Fuera de eso, este concierto me lo quiero disfrutar y no es que el otro no me lo disfruté, me lo disfruté muchísimo. Este concierto quiero que sea muy en mi casa, entre amigos”.