“Ha sido un de las decisiones más difíciles de mi vida”.

Decir adiós al segmento de cocina en el programa Día a día todavía despierta en el chef Edgardo Noel tristeza. Sin embargo, está convencido de que fue el momento correcto para culminar sus funciones en el espacio televisivo, y poder dedicar mayor atención a otros proyectos que también demandan su tiempo, como el lanzamiento de productos de cocina, el desarrollo de clases virtuales y un nuevo libro, entre otros.

“Fue una enorme decisión que venía contemplando hacía más de dos años”, dijo sobre el final de esta etapa, que fue anunciado el pasado viernes tras nueve años de lunes a viernes con el segmento Cocina al día. “Llega un momento en que quieres evolucionar, hacer otras cosas, y esto era en vivo, que requería estar de 12:00 a 4:00 de la tarde y a veces hasta más”, detalló sobre el compromiso, que comenzó a confligir con otros planes.

“Es un duelo intenso. Voy a extrañar todo, desde entrar a Telemundo, empezar a saludar al equipo maravilloso que trabaja allí, los técnicos, los talentos, los pasillos, a todas las grandes amistades que hice a través de estos 10 años, porque yo estuve primero en Operación chef”, afirmó pensativo. “Pero más fuertes son mis deseos de querer tener tiempo para otros proyectos y poder desarrollarlos”, expresó con firmeza.

“Me quemé”

La falta de tiempo para cumplir a cabalidad con todo se manifestó mucho antes, y se acentuó con el establecimiento de su restaurante Rosangélica, cuyo cierre de operaciones anunció en junio.

“Fue otra de las decisiones fuertes, difíciles”, mencionó sobre el negocio que estableció en 2015 y que, con otro nombre, pasará a manos de un amigo chef. “Quiero dejar claro que el restaurante seguía siendo exitoso”, afirmó sobre el local en Camuy, que previamente fue hogar de sus abuelos. “Pero llegaba el punto en que eso me iba a aguantar en otros proyectos. Tenía que estar presencial en Rosangélica porque me debía a un público que iba y preguntaba ‘por el chef’, por la exposición de la televisión”, narró, y resaltó cuánto disfruta la interacción con sus seguidores y los mensajes de apoyo.

“Mi mente no descansó por cinco años. Tenía una semana cargada con Día a día, con presentaciones del libro (La cocina del nieto), y llegó un punto en que aun teniendo un día libre, trabajaba. Me metí en un exceso de trabajo y, básicamente, me quemé”. Esta realidad lo encaró con la necesidad de aprender a delegar funciones en un personal de trabajo.

“Por fin he aprendido a hacerlo, porque soy de los que quiere hacerlo todo”, dijo. “Mi equipo de trabajo es maravilloso, y mi hermano de sangre es un ser esencial”, valoró.

Agenda llena de planes

Una línea de utensilios de cocina con su nombre forma parte de los proyectos que está próximo a promover. “Es un set de diez piezas que incluirá dos calderos”, adelantó. Adicional a esto, lanzará al mercado tres sartenes. “Por lo general, los que se venden por ahí no tienen tapa, pero estos tienen una sola tapa que sirve para los tres sartenes, que es innovador. Va a ser un sartén de alta calidad, donde la comida no se pega, entre otras características. Yo escogí los materiales, los puse a prueba”, añadió el chef, quien también trabaja en el lanzamiento de productos para añadir sabor en la cocina.

“Estos sofritos, desde ya, te digo que son los mejores del mercado. Son los que más caro salen hacer en cuanto a ingredientes se refiere, además de que tienen el mayor aroma y la mayor consistencia”, adelantó. “Este es el comienzo, porque quiero hacer una gama de productos, entre salsas, spreads y otros”, anunció con entusiasmo, y reveló que en octubre estará disponible una tercera tirada de su libro de recetas, La cocina del nieto, y para el año próximo vislumbra un volumen número dos.

La promoción de productos de cocina, así como una nueva tirada de su nuevo, figuran en sus planes.

El desarrollo de un programa de clases virtuales es otro de los planes que se asoma a su lista de metas, así como continuar fortaleciendo su canal en YouTube.

“Regresamos con Cocinando y cantando, con colaboraciones con artistas, músicos”, resaltó el chef, quien aclaró que “estamos abiertos a volver a la televisión si surge otro proyecto”.

Ni las puertas cerradas a lo largo de su camino profesional, ni el desánimo tienen autoridad en su afán por poner acción a sus planes.

“Descubrí que no hay límites, que todos los seres humanos somos seres maravillosos llenos de potencial, y con simplemente creer en uno y dar por hecho que algo va a pasar, ese es el primer paso”, enfatizó convencido. “Soy un ser humano común y corriente, como todos, y entiendo que hay muchas personas que anhelan cosas en su vida y se aguantan, se quedan en el mismo sitio porque no creen en ellos, porque piensan que no van a lograr sus sueños, pero hay que encaminarse y seguir hacia adelante”.