Limitar la capacidad público, medir la temperatura a los asistentes, proveer mascarillas y desinfectantes de manos y de las estructuras antes y después de cada evento, son parte de las medidas propuestas por el Colegio de Productores de Espectáculos Públicos de Puerto Rico (Copep) para la recuperación de esa industria.

Los nuevos protocolos, según un comunicado de prensa, estarían respaldados por un plan comunicación masiva para orientar sobre las nuevas medidas de seguridad y concientizar al público. El plan incluye el impacto económico, su capacidad de recuperación y establece la ruta de desempeño y lo que se requiere del Estado.

Nelson Castro, presidente de la Junta del Colegio de Productores de Espectáculos Públicos, dijo que esperan entregar el mismo antes la próxima semana a la gobernadora Wanda Vázquez Garced, a la Comisionada Residente, Jenniffer González, a los presidentes de los cuerpos legislativos, Thomas Rivera Schatz y Carlos “Johnny” Méndez Núñez, y al Task Force Económico del Gobierno para su evaluación.

“Estamos evaluando las necesidades particulares de todos los sectores que componen nuestra industria para asegurarnos de ser justos en las propuestas. Nuestra industria es una de las más afectadas y una de las que más tardará en recuperarse porque precisamente invita a la compenetración y a la socialización. Llevamos meses pidiéndole a los ciudadanos que se queden en su casa para evitar el contagio, ese mensaje responde a la necesidad de garantizar la salud de todos, pasarán meses para volver a congregarnos y para hacerlo, necesitaremos devolverle la confianza a la gente para que gradualmente vuelvan a participar de forma presencial de los eventos", explicó Castro.

El Copep solicitará a la Gobernadora y a los presidentes de ambos cuerpos, que mediante legislación u orden ejecutiva, se faculte a la administración de las instalaciones a flexibilizar o ajustar los cánones de arrendamiento para los siguientes: Coliseo de Puerto Rico, Centro de Convenciones, Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré, Sala Sinfónica, Antiguo Casino, entre otros. Se hará la misma solicitud a los gobiernos municipales e instalaciones privadas donde se celebran eventos.

Así también anticipó, que solicitarán medidas de rescate económico como se ha hecho con otros sectores de la economía. Pedirán apoyo para el presupuesto operacional de las instalaciones del Estado, sus corporaciones y los municipios, ya afectado por una reducción sustantiva en las asignaciones en los últimos años, lo que se ha traducido en un aumento en los cánones de arrendamiento y la búsqueda de fuentes alternas de ingreso como la participación económica en los cargos por servicios y la venta de boletos que cobran las expendedoras de boletos.

"Ante la nueva realidad, donde los eventos requerirán mayor inversión en la producción por la adquisición de equipo de seguridad personal y se limitará la venta de boletos por función o espectáculo para evitar grandes congregaciones y el contagio, la única manera en que la producción será una actividad viable es si el productor recibe estos incentivos por parte del gobierno”, declaró el Presidente del CoPEP.

El Plan para la Recuperación de la Industria incluye la eliminación o una reducción en la tasa del I.V.U. para fomentar la asistencia a los eventos, y de igual forma los productores tienen que ser más accesibles en el costo de los boletos.

La Junta del Colegio de Productores de Espectáculos Públicos se ha opuesto a la colegiación voluntaria indicando que es un retroceso a los tiempos donde no existía garantía para el consumidor sobre la realización de algún evento y su dinero. (vanessa.serra@gfrmedia.com)
Nelson Castro, presidente del Copep, entiende que debe haber unas flexibilidades e incentivos para los productores, entre otras cosas, por los gastos de los equipos y procesos de proteccion y desinfección.

La industria del espectáculo pedirá además, la flexibilización de los procedimientos de operación. “Solicitaremos como incentivo de recuperación económica, que se le permita trabajar a los productores hasta el año 2022 con la licencia de rentas internas actual (la de este año 2020) libre del pago de costos por los derechos de $200 anuales”, explicó por su parte el director ejecutivo del Colegio, Juan Carlos Zapata.

Otra de las propuestas es eximir a los productores de espectáculos del requisito de presentar en Hacienda una póliza de fianza anual de entre $10,000 y $20,000 para garantizar el pago del I.V.U.

El presidente del Colegio de Productores dijo que el Colegio revisará nuevamente su cuota anual que comenzó en $1,000 y llegó a los $100 tras revisiones a la ley el cuatrienio pasado. Actualmente la cuota oscila entre $350 y $950 anuales de acuerdo a la capacidad del venue donde se produzca.

El espectáculo emplea a más de 12 mil personas, genera $150 millones anuales y es considerado columna vertebral del desarrollo social y cultural de nuestro pueblo. Indicadores colocan en segundo o tercer nivel la recuperación de la actividad en esta industria, que recién comienza con la flexibilidad de otras industria en su primer nivel, pero que desde declarada la emergencia por la pandemia no ha dejado de mantener contacto y ha brindado esparcimiento a sus seguidores mediante los eventos “online”.