Ser actriz y traer consigo el talento y la disciplina de crear un personaje a partir de una instrucción de un director, es una capacidad que Marisol Calero parece estar aplicando en su proceso de rehabilitación. Ella recibe una directriz de cada terapeuta y la sigue, trabaja sobre ella y logra unos resultados conmovedores.

“Es bien fuerte”, dijo mientras caminaba sin ayuda por un pasillo de SER de Puerto Rico tras terminar la terapia del habla con Carlos Cardona, patólogo del habla y lenguaje, para seguido iniciar la terapia ocupacional con Edaliana Díaz. “Ahí vamos”, continuó la artista con la esperanza reflejada en los ojos.

Esas frases breves se le entendieron perfectamente. En otros momentos durante la visita de este diario a las terapias, se le entendían ciertas palabras, no obstante, se puede percibir que ella es consciente de lo que está tratando de comunicar. Hace gestos, movimientos o señales para abundar sobre lo que trata de verbalizar.

De esa forma, mostró los hematomas que presenta en el lado derecho de su cuerpo, el más afectado a causa de los dos aneurismas que sufrió en agosto del 2020. Se tocó la cabeza, brazo, y mostró parte de la pierna. Habla, ríe y comparte gestos de cariño con el carisma que la identifica. Su esencia está intacta. Su entusiasmo, concentración y fuerza son admirables, porque a sus 57 años ha vuelto a aprender lo más básico para ser independiente: caminar, hablar, observar, agarrar.

El accidente cerebrovascular que la sorprendió en la casa mientras se preparaba para el programa “La movida” (Mega TV), que conducía junto con Braulio Castillo, hijo, le afectó el habla, la memoria corta, visión y movilidad del lado derecho.

Actualmente cumple con un riguroso tratamiento combinado de medicina tradicional y alternativa, en busca de avanzar lo más posible en su rehabilitación.

“Todo lo que nos dicen es que lo que se inicia en este año de su accidente cerebrovascular va a ser mucho más fácil de ella procesarlo y aprenderlo que después, y por eso es que ahora estamos siendo superagresivos”, expuso la productora Ivonne Class, pareja de Calero.

“Marisol sube las escaleras perfectamente; hace sus cosas personales, va al baño, se baña, se lava la cabeza, se maquilla, se cambia de ropa sola; está cocinando varias veces a la semana, que le encanta; ve televisión, comprende lo que está viendo, se lo está disfrutando; está escribiendo ahora con su mano izquierda, tienes que ponerle las cosas y por imitación lo va haciendo; hay días que lee perfectamente, hay días que no, porque no necesariamente lo que hace hoy, lo puede repetir mañana, pero ella se hace entender la mayoría de las veces”, detalló.

Con el patólogo del habla Carlos Cardona trabaja en la repetición de sonidos, sílabas y palabras para madurar la comprensión sobre lo que comunica. david.villafane@gfrmedia.com
Con el patólogo del habla Carlos Cardona trabaja en la repetición de sonidos, sílabas y palabras para madurar la comprensión sobre lo que comunica. [email protected] (David Villafane/Staff)

Class reconoce que, como cuidadora, es un reto constante y agotador. Afortunadamente cuenta con una red de apoyo familiar y amistades que constantemente se hacen presentes, además de tener la ayuda de la enfermera Carmen Rodríguez, quien también cuidó a la mamá de la actriz, la analista político Marta Font, fallecida en el 2018.

“Una de las cosas que pienso que le ha ayudado es que tiene una formación de que un director le puede pedir algo y ella lo va a hacer. Eso creo que le ha dado un ventaja probablemente sobre otras personas que no tienen ese entrenamiento, porque como actriz ella es un papel en blanco que va a trabajar sobre diferentes cosas y creo que a veces se monta en ese rol y lo hace”, compartió Class.

En medio de lo maravilloso que resulta su recuperación, también hay momentos de frustración. Algo que le cuesta es verse en vídeos en su rol de actriz o presentadora.

“Son unos sentimientos que están ahí y le duelen. Obviamente, tenemos ayuda profesional para eso, pero creo que dentro de todo ha tomado la mejor postura y con esto no puedo bregar ahora, pues déjame enfocarme en lo que puedo hacer y ser una persona con independencia y tener mejor calidad de vida”, destacó la empresaria de eventos artísticos y culturales.

En la terapia ocupacional, a cargo de la terapeuta Eladiana Diaz, se estimula el agarre con la mano derecha, así como la vista, que en ese lago del cuerpo se afectó por el accidente cerebrovascular. david.villafane@gfrmedia.com
En la terapia ocupacional, a cargo de la terapeuta Eladiana Diaz, se estimula el agarre con la mano derecha, así como la vista, que en ese lago del cuerpo se afectó por el accidente cerebrovascular. [email protected] (David Villafane/Staff)

Tratamientos

Tras dos meses y medio de terapias intensivas en un centro de rehabilitación en Florida, Calero continúa su proceso de recuperación en SER de Puerto Rico y Float Aqua Wellness Center, además de la atención de distintos especialistas de la vista y la conducta humana, entre otros.

El patólogo del habla y lenguaje Carlos Cardona le brinda terapias para tratar lo que identificó como afasia de Wernicke, que “es el tipo de persona que en el área de comprensión y repetición presenta mucha dificultad, y aunque tiene la prosodia intacta, cuando le preguntas, ella aparenta que está hablando contigo, pero lo que escuchas en una logorrea (uso excesivo y desordenado de palabras)”. Para corregirlo, hacen repeticiones de sonidos, sílabas y palabras, con el objetivo que madurar la comprensión y ella pueda escuchar y evaluar lo que está hablando.

En la terapia ocupacional, la terapeuta Edaliana Díaz la ayuda a recuperar el movimiento y sensación en la mano derecha, así como el agarre. También con ella estimula las destrezas perceptuales-visuales, para una mejor visión y constancia del espacio que ocupa y donde se mueve.

Caminar es algo que la artista hace sin mayor dificultad, sin embargo, aún le resta dominar completamente el balance. Con la asistente de terapia física Linda Torres, utiliza una máquina en la que se monta sobre una plataforma movible que le trabaja el equilibrio mientras en un monitor realiza otras actividades de secuencia y reacción.

La terapista acuática Debbie Torrellas utiliza la movibilidad que facilita el agua para trabajar con el sistema nervioso de la artista y así ayudar a bajar la inflamación cerebral y estimular la actividad neuromuscular.
david.villafane@gfrmedia.com
La terapista acuática Debbie Torrellas utiliza la movibilidad que facilita el agua para trabajar con el sistema nervioso de la artista y así ayudar a bajar la inflamación cerebral y estimular la actividad neuromuscular. [email protected] (David Villafane/Staff)

Debbie Torrellas es una maestra de la terapia acuática, propietaria de Float Aqua Wellness Center, a donde Calero acude semanalmente para trabajar con su sistema nervioso a través de movimientos físicos.

Llegó sin poder entrar a la piscina caminando, por lo que se sumergía usando una silla mecánica y ahora llega, saluda y entra sola a seguir las instrucciones de los terapistas. Se entrega y lo disfruta, según lo observado en la sesión con Cristian Soto del Valle, y con Torrellas.

“Es el tipo de caso que me encanta, porque es completamente atípico, y donde la misma ciencia se sorprende de lo que está sucediendo. Está viva de milagro, está haciendo cosas que nadie puede entender cómo lo hace, porque en los casos escritos, eso es bien raro”, resaltó Torrellas, quien comenzó con una terapia pasiva y actualmente combina movimientos sencillos y cruce de actividades.

Este tipo de terapia aprovecha el agua y su fuerza hidroestática para relajar el cerebro y el sistema nervioso, y así ayudar a bajar la inflamación. “Cuando llevamos el sistema nervioso a un shut down, permitimos que la parte neurológica se acomode, se calme y empiece a llevar mensajes mucho más eficientes a la parte neuromuscular y a la parte física”, explicó la profesional sobre el proceso de restauración que se da de adentro hacia afuera.

Junto con estos tratamientos, Calero comenzó el pasado sábado a recibir unas infusiones de células madres Infinity para estimular aún más su actividad neurológica. Entre tanto, ella sigue regalando sonrisas.

Muestra una actitud positiva en cada una de sus visitas a Float Aqua Wellness Center para las terapias acuáticas. david.villafane@gfrmedia.com
Muestra una actitud positiva en cada una de sus visitas a Float Aqua Wellness Center para las terapias acuáticas. [email protected] (David Villafane/Staff)