Manatí - Encontrar alternativas de esparcimiento familiar durante este tiempo de aislamiento físico, en el que muchas actividades están limitadas, puede representar un reto. Primero, porque hay que cuidar las medidas de seguridad sanitaria, y segundo, porque hay muchos lugares cuya operación está sumamente reducida.

Pero, afortunadamente, siempre hay alternativas para permitirse esos espacios de entretenimiento fuera de lo cotidiano. En la carretera 685, km 5.2, del barrio Boquilla, en Manatí, ubica la Hacienda Recreativa Mar Chiquita, propiedad de Jonathan Cruz Méndez. Es una amplio terreno de seis cuerdas, que poco a poco este apasionado de los caballos ha ido transformando en un parque de diversiones al aire libre.

Que sea un espacio abierto lo hace más atractivo en este tiempo, porque permite el distanciamiento físico y se respira aire fresco.

Se ofrecen paseos a caballo por la playa Mar Chiquita con reservación previa.
Se ofrecen paseos a caballo por la playa Mar Chiquita con reservación previa.

La hacienda inauguró hace nueve años para ofrecer paseos a caballo dentro del mismo espacio de terreno y por la playa Mar Chiquita, que queda a pocos minutos del lugar. El dueño tenía entonces la idea, y aún la mantiene como uno de sus próximos proyectos, de establecer un centro de equinoterapia, una práctica en la que los equinos o caballos ayudan en el desarrollo de la integración y socialización de personas con alguna discapacidad física o cognitiva. Cruz Méndez conoció y ayudó en el ofrecimiento de esta terapia alternativa durante un tiempo, una experiencia que aún le mantiene vivo el deseo de repetirla.

“Siempre me han gustado los niños, la interacción con los niños, e inicialmente cogí la finca porque quería y quiero hacer un centro de equinoterapia para niños especiales, gratis, y en el proceso comencé a tenerle más cositas a los nenes que puedan disfrutar; hacer el lugar familiar diferente, que no haya bebidas alcohólicas, que no haya ningún tipo de vicios aquí. No se acepta fumar, no se acepta beber y esa fue la iniciativa mayor, los niños”, detalló el dueño, quien tiene entre sus ayudantes a su hija.

A los paseos a caballo, se suma una diversidad de atracciones, tanto para menores como adultos. Estas incluyen: gokarts, four tracks, granja (vaca, cabros, conejos, guacamayo, gallinas) e inflables. A partir de este fin semana incluirá una chorrera de agua y durante el mes de febrero, inaugurará una pista de fango para recorrer en four tracks. También hay la alternativa de usar el lugar para fiestas de cumpleaños y otros festejos familiares.

Los visitantes pueden tener contacto con los animales que forman la granja.
Los visitantes pueden tener contacto con los animales que forman la granja.

“Me emociona mucho, porque en realidad es lo que siempre quise hacer, tener un lugar donde los niños puedan ir sin la preocupación de que haya alguna persona que se salga de control, que son mayormente las personas bajo los efectos del alcohol. Me gusta mucho lo que estoy haciendo, lo que hago, y todavía tengo muchos proyectos por delante”, puntualizó el manatieño, quien durante el tiempo de pandemia ha visto un incremento de un 60% en las visitas.

Como alternativa para comer algo liviana, dentro de la hacienda hay un vagón de empanadas venezolanas y refrigerios sin alcohol.

La Hacienda Recreativa Mar Chiquita abre los siete días de la semana, en horario de 9:00 a.m., a 6:00 p.m. Entre lunes y jueves se reciben clientes por reservación previa. De igual forma, los paseos a caballo por la playa requieren reservación: 787-567-2833. De viernes a domingos, las personas pueden llegar directamente y hacer turno en el lugar para las demás actividades.