El aislamiento social en nuestras casas al que estamos obligados por la emergencia del COVID-19 no debe ser impedimento para que veles la dieta tradicional de la Semana Santa.

Pero como no podemos salir y los establecimientos a los que acostumbramos ir en estas fechas estarán cerrados, a muchos no les quedará más remedio que cocinar. Anímate a hacerlo, pues si no sueles cocinar esta es la oportunidad perfecta para aventurarte frente a la estufa. Y si guardas la cuarentena en familia, pues es una excelente actividad para realizar juntos.

(David Villafane/STAFF GFR)

Pasta con atún

Ingredientes:

2 latas de atún

2 cdas. de mantequilla

1 cda. de harina de trigo

1/4 tz. de leche tibia

1/2 tz. de guisantes (sweet peas)

sal y pimienta a gusto

Procedimiento:

Calienta una sartén y baja a temperatura media.

Coloca la mantequilla, luego el atún y sofríe meneando hasta desmenuzar el atún.

Añade la harina y mezcla hasta incorporarla al atún.

Agrega la leche y menea sin parar hasta que alcances una consistencia cremosa.

Añade los guisantes y sal y pimienta.

Sirve sobre la pasta de tu preferencia.

Bacalao a la criolla

Ingredientes:

2 tzs. de bacalao desmenuzado

1 cebolla mediana picadita

1 pimiento verde mediano picadito

1 lata pequeña de pimiento morrón picadito

1 diente de ajo machacado

1/4 tz. de aceitunas rebanadas

1 cda. de sofrito

1 lata de salsa de tomate

1 cda. de aceite de oliva

1 hojita de laurel (opcional)

sal y pimienta a gusto

Procedimiento:

Para desalar el bacalo de forma rápida puedes hacer lo siguiente. Lava en agua abundante las pencas de bacalao para retirar el exceso de sal. Córtalas en tamaños de aproximadamente 3 pulgadas, coloca en una cacerola con suficiente agua y llévalas a hervir. Escurre el bacalo y colócalo en un bol de agua fría por 20 minutos; cambia el agua dos veces, esperando 20 minutos entre cada cambio.

En una cacerola caliente a fuego medio agrega el aceite y la cebolla y pimiento verde, y revuelve por un minuto.

Agrega el ajo, las aceitunas, pimiento morrón y sofrito; luego la salsa de tomate y la hoja de laurel.

Tapa y baja la temperatura, revolviendo esporádicamente, y cocina unos 15 minutos.

Agrega el bacalao desmenuzado, tapa y cocina unos 10 minutos adicionales.

Prueba y salpimienta a gusto.

Sirve sobre arroz blanco.

Sierra en escabeche

Ingredientes:

2 lbs. de sierra rebanada

2 limones

adobo de tu preferencia (puede ser solo sal y pimienta)

2 tzs. aceite de oliva

1 tz. vinagre blanco

2 hojas de laurel

2 dientes de ajo picadito

2 cebollas rebanadas

10 aceitunas (alcaparrado) rebanadas

1 pimiento morrón en tiras

1 cda. pimiento en grano

sal y pimienta a gusto

Procedimiento:

Coloca la sierra en una vasija y sazona. Añade el jugo de los limones y lleva a la nevera mientras preparas el escabeche.

En una cacerola a fuego medio añade el aceite, vinagre, cebollas, aceitunas, laurel, ajo, pimienta en grano y cocina a fuego lento por 15 minutos.

Cuando la cebolla haya amortiguado, retira del fuego, añade el pimiento morrón, revuelve y deja reposar.

Saca la sierra de la nevera y escurre el exceso de líquido que pueda haber creado.

En una sartén caliente a fuego medio cubre el fondo con aceite y añade cuantas piezas de pescado quepan con comodidad para voltearlas.

Dora las ruedas de sierra por ambos lados, retira y escurre. Repite hasta cocinar todo el pescado.

En un recipiente de cristal o cerámica, coloca un poco de la mezcla del escabeche y encima acomoda las piezas de pescado. Cubre con el escabeche, asegurándote de que quede cubierto.

Tapa el recipiente (si no cuenta con una tapa, cúbrelo con papel plástico o de aluminio) y lleva a la nevera como mínimo de 6 a 8 horas para que el pescado se curta con el escabeche. De un día para otro sería ideal.

Puedes acompañar con arroz y habichuelas, o simplemente con ensalada.

Pescado frito

El pescado frito no debe conllevar mucho problema. Es básicamente sazonar y freír. Pero, ¿cómo lograr que quede sabroso y sequito? Aquí te ofrecemos unos consejitos:

•Una vez tengas tu pescado limpio y enjaguado haz cortes a ambos lados del pescado. Idealmente cortes diagonales. Hay quienes hacen cortes cruzados formando diamantes, pero con tres o cuatro cortes rectos es suficiente.

•Para que coja bien la sazón, asegúrate de secarlo bien. Esto es particularmente importante cuando usas pescado congelado. Descongélalo con suficiente tiempo. Si te es posible, seca el pescado con una toalla de cocina o con suficiente papel toalla.

•Una vez lo sazones (sal y pimienta es más que suficiente pues la idea es degustar el sabor de la carne), espolvorea un poco de harina por todo el pescado. Para que se adhiera bien, llévalo a la nevera unos diez minutos.

•No lo frías en una sartén. En vez de eso, opta por un caldero; sí ese caldero en el que guisas tu arroz con gandules es perfecto. En él puedes colocar el aceite que precises pues para un buen pescado lo ideal es freírlo en abundante aceite, y todavía tendrás una pared alta para evitar o reducir las salpicaduras de aceite. Además, su boca es abierta, lo que evita la creación de vapor como cuando usas una olla alta.

•Una vez el aceite está caliente reduce el fuego a medio y no coloques más piezas de las que puedas voltear por vez. Recuerda que una vez coloques el pescado en el aceite la temperatura caerá, y si saturas el caldero de pescado no conseguirás el crocante que buscas.

•La carne de pescado es una muy sutil y cocina rápido. La regla general es de 3-4 minutos por lado. En este caso será el tiempo que tome dorar el pescado y un poquitín más. Tampoco quieres una carne seca.

•Antes de freír, asegúrate de tener los acompañantes listos, pues lo ideal es comerlo rápidamente luego de escurrirlo un poco.

•Para evitar ese olor fuerte que deja el pescado frito en la cocina, hay quienes colocan cerca de la hornilla donde fríes el pescado un bol con suficiente vinagre blanco.

•Ten listas unas cuñas de limón verde para exprimirles por encima.