Dos mil mujeres abren sus corazones

Por Agencia EFE 09/03/2019 |11:45 p.m.
Woman pretende centrarse en las circunstancias que afectan específicamente a las mujeres, las injusticias y discriminaciones que sufren, pero también “su fuerza para cambiar el mundo”, según los directores. (Suministrada)  
Participan en el documental “Woman”.

Testimonios de unas 2,000 mujeres de 50 países hablando de maternidad, educación, matrimonio, menstruación o sexualidad componen el tapiz documental Woman que presentaron fuera de competición en el Festival de Cine de Venecia el fotógrafo y cineasta Yann Arthus Bertrand junto a la periodista Anastasia Mikova.

La película supone la continuación de un proyecto de Bertrand, que hace cuatro años estrenaba en este mismo festival Human, un documental sobre la condición humana realizado a partir de dos mil entrevistas, a hombres y mujeres de distintas culturas y religiones que se estrenó en esta misma Mostra en 2015.

Woman pretende centrarse en las circunstancias que afectan específicamente a las mujeres, las injusticias y discriminaciones que sufren, pero también “su fuerza para cambiar el mundo”, según los directores.

Mikova, que también formó parte del equipo de Human, ha explicado en rueda de prensa que cuando estaban rodando aquella película, entre 2012 y 2014, tuvieron la sensación de que, mientras los hombres contaban abiertamente sus historias, las mujeres recelaban en principio “pero luego parecía que llevaban esperando toda la vida ese momento de abrirse”.

Por eso decidieron embarcarse en este nuevo proyecto en el que participan mujeres de distintas culturas y clases sociales, desde jefas de Estado a reinas de la belleza, conductoras de guaguas o granjeras.

Estilísticamente, Woman también sigue la línea de Human, con testimonios en un primer plano sobre fondo negro y transiciones que muestran a las mujeres en diferentes situaciones cotidianas, con una búsqueda poética a través de imágenes estáticas.

Más que entrevistas, los encuentros con las protagonistas de Woman fueron casi como “sesiones de terapia” de más de dos horas, en las que se buscaba crear un clima de confianza e intimidad, según Bertrand y Mikova.

Regresa a la portada

Tags

Revista De Mujer