La británica Sara Brewer, de 64 años, tuvo un importante reconocimiento durante el pasado fin de semana, al convertirse en la mujer con más edad en lograr navegar a remo a través del océano Atlántico -en un período de 86 días- durante una compleja hazaña junto a su compañera de embarcación, Ann Prestidge, de 35.

Todo comenzó el pasado 12 de diciembre, día en que Brewer y Prestidge se embarcaron desde La Gomera en las Islas Canarias, para lograr atravesar un total de 4,828 kilómetros hasta la isla Antigua, en el Mar Caribe, el pasado 7 de marzo, justo 24 horas antes de la conmemoración del Día de la Mujer.

Al llegar a la meta, la británica fue recibida por medios locales a los que contó que durante la travesía, llamada Talisker Whisky Atlantic Challenge, debieron pasar por diversas tormentas, olas de más de 65 pies de altura, roturas de los remos, difíciles racionamientos de comidas y lesiones a bordo de un bote rojo especial para la hazaña.

“Nunca pudimos anticipar que nos demoraríamos tanto tiempo, esperábamos llegar a la meta a mediados de febrero, por lo que esta extensión de las remadas fue duro tanto mental como físicamente”, indicó la británica al medio local ITV News.

Sara Brewer y Ann Prestidge participaron como dúo en una carrera a remo a través del océano Atlántico.

El Talisker Whisky Atlantic Challenge es una carrera auspiciada por una marca de whiskey que es considerada la prueba de remo más dura del mundo. Para la edición de este año entraron 35 equipos, divididos en competidores individuales, parejas, tríos y barcos de cuatro y cinco personas.

Un equipo británico de cuatro remadores, Fortitude IV, ganó la edición 2019 (el año de la edición se fija por la fecha de salida) con un cruce en 32 días, 12 horas y 35 minutos.

Brewer, quien empezó a remar hace seis años y logró completar la reciente hazaña un mes y medio después de la tripulación más rápida, contó que durante el viaje se organizaron para que cada una fuera remando una hora y media en rotación, durante 24 horas al día los siete días de la semana, con el fin de llegar antes de que se les acabara la comida.

“Durante las últimas tres semanas, estuvimos sobreviviendo con dos comidas al día y casi sin poder dormir. Estamos encantadas de poner finalmente un pie en tierra firme”, añadió la mujer.

En diciembre, antes de dar inicio a la travesía, Brewer dijo que se proponía convertirse en la persona de más edad en completar el reto.

“Si lo logro me convertiré en la persona de más edad en cruzar a remo el Atlántico. No sé si eso es una arrogancia o una estupidez. Sé que algo saldrá mal, es inevitable. Pero nada evitará que lo haga. La aventura más grande de mi vida está por comenzar”, expresó entonces Brewer, quien como Prestidge, carecía de experiencias sólida para una travesía 2,850 millas más larga que la mayor distancia que habían remado juntas.

Además de lograr un hito, Brewer, quien es empleada del banco internacional HSBC, logró recaudar más de $50 millones para la Sociedad de Alzheimer y la organización de caridad Liga de la Calle.