¿Es más fácil encontrar trabajo para la gente delgada o solo se trata de un caso aislado que vive un rostro televisivo? 

Moisés España, headhunter de Centro Psicólogos, una consultora dedicada a la búsqueda y selección de personal, dice que el peso no es una característica a considerar al momento de reclutar personas: "uno como evaluador no debe considerarlo y las empresas tampoco pueden solicitarlo". 

Sin embargo, es consciente de que, como sociedad, existen prejuicios, y que por lo tanto, en algunos casos este factor sí es tomado en cuenta por algunos sectores laborales.

"No es raro que en los medios de comunicación, y en las áreas ejecutivas consideren el peso como un factor, tomando en cuenta nuestros estándares culturales", señaló. 

De hecho, según un estudio realizado por la escuela de derecho de la Universidad de Vanderbilt (Nashville, EE.UU.), y publicado en octubre de 2015, no solo es más difícil encontrar trabajo para las personas con sobrepeso, sino que también, en el caso específico de las mujeres, hay menos probabilidad de que sean contratadas para labores que requieran interacción con público.

Por otro lado, en la investigación se demostró que existe incluso una brecha salarial considerable respecto a las mujeres con sobrepeso y las que no; cosa que no se vio reflejada en los hombres estudiados. 

Debido a estos resultados, Jennifer Bennett, la investigadora a cargo, dijo que existe una discriminación contra la mujer en el mercado laboral basada en el gusto de los empleadores. 

Los estándares podrían estar cambiando hacia la "belleza real" María Pilar Malverde, directora de Personal Shopper Chile, es asesora de imagen y en ocasiones aconseja a hombres y mujeres sobre su look a la hora de buscar trabajo, con el objetivo de que "transmitan una imagen que les permita acceder" al puesto esperado. 

Y es en esta labor en donde se ha encontrado con que muchas de las mujeres con sobrepeso que han recurrido a ella, se muestran más inseguras que las demás. 

"Generalmente llegan con inseguridad porque sienten una especie de rechazo de parte de la sociedad", indica. Con todo, Malverde dice que esta situación se está revirtiendo, sobre todo por las campañas de belleza real y natural que llaman a las mujeres a sentirse lindas y seguras tal como son.