Los clósets son parte importante de la vida en casa, pero a veces pueden convertirse en nuestro peores enemigos si no sabemos cómo ordenarlos y sacarles el mayor provecho. Así que no lo pienses más y transfórmalos en una pieza digna de la mismísima Marie Kondo.

Wil Rubert, diseñador experto en organización, comparte lo aprendido durante los 13 años que estuvo en la industria del “retail”, tanto en Puerto Rico como en los Estados Unidos. “Aprendí la aplicación útil y sencilla de los principios de la organización de mercancía para promover su venta. Aplico estos conceptos, como visibilidad de los artículos y fácil acceso para ser utilizados, a cualquier área de tu casa, incluyendo el clóset. Acomodar no es lo mismo que organizar. El orden lógico de los artículos y la organización sistemática de las cosas que ya tienes darán un nuevo sentido a tus espacios y te harán sentir como si tuvieras todo nuevo. Redescubre tus armarios, clósets y demás espacios”, aconseja.

Wil Rubert, diseñador y organizador de espacios en el hogar.
Wil Rubert, diseñador y organizador de espacios en el hogar.

¿Por dónde comenzar?

Es importante que al momento de decidir por dónde comenzar a organizar hagas lo siguiente:

  • Establece prioridades
  • Selecciona el espacio de mayor interés para organizar.
  • Crear un plan estructurado.

¿Qué necesitas?

Las necesidades surgen dependiendo del espacio que selecciones para organizar. Lo importante está en:

  • Estar siempre claro en el objetivo
  • Ejecutar los tres elementos básicos: editar, clasificar y almacenar.

¿Qué puedes reusar?

Puedes reusar el espacio. No es necesario gastar un dineral en remodelar tu clóset. Es trabajar con el espacio existente y organizarlo para darle una logística y acceso fácil a todo.

Saca todo

En un artículo publicado en El Universal, se destaca que antes de ordenar el clóset, tienes que vaciarlo por completo, así verás todas las prendas que tienes, tendrás claro el espacio que tienes para guardar y, de paso, podrás hacer una limpieza profunda.

Quédate solo con lo bueno, con la ropa que realmente usas o es de calidad, o como dice Marie Kondo, con aquello que cuando toques te traiga felicidad. Almacenar artículos que no usamos es negativo, energéticamente hablando y te roba espacio útil. Es buen momento para “dejar ir” y donar lo que esté en buen estado a quien lo necesite.

Limpia las tablillas y el piso. De paso, aprovecha para darle una pinturita si es necesario.

Divide y vencerás

Antes de guardar la ropa que te quedas, deberás clasificarla por tipos y categorías, solo así sabrás qué espacio necesitas realmente para cada cosa y verás que guardarla será más fácil. Haz montones de pantalones, camisas, trajes, faldas, etcétera. Si lo prefieres puedes clasificarla de acuerdo con: “ropa que uso diario”, “ropa de estar por ahí”, “ropa de salir”, etc. También puedes hacerlo por colores. Los pantalones no son un lujo, son una necesidad, puedes colocar dos de ellos por gancho, así los mantendrás a la mano y ordenados.

Lo importante es simplificarte la vida sin perder tiempo buscando una pieza que quieras ponerte y sacar el mayor provecho a cada una de ellas.

(Si necesitas más tips o quieres una consulta, puedes buscar a Wil Rubert en redes sociales @casarubert).

Redescubre tus armarios, clósets y demás espacios, aconseja el experto.
Redescubre tus armarios, clósets y demás espacios, aconseja el experto.