Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, en inglés) cambiaron su guía sobre las pruebas para detectar coronavirus, según recogen varios medios estadounidenses.

La agencia ahora no recomienda hacer pruebas a personas que sean asintomáticas, incluso aunque hayan tenido contacto con alguien que arrojó positivo.

Anteriormente, los CDC indicaban: “Se recomienda la prueba para todos los contactos cercanos de personas con infección por SARS-CoV-2 (virus que causa la enfermedad COVID-19). Debido al potencial de transmisión asintomática y presintomática, es importante que los contactos de las personas con infección de SARS-CoV -2 sean rápidamente identificadas y que se les realice una prueba”.

El pasado lunes esa pauta cambió: “Si ha estado en contacto cercano de una persona con una infección por COVID-19 durante al menos 15 minutos, pero no tiene síntomas, no necesariamente necesita una prueba a menos que sea un individuo vulnerable o su proveedor de atención médica o funcionarios de salud pública estatales o locales le recomiendan que se haga una”.

Mientras, los CDC reiteran que las personas con síntomas deben verificarse.

La doctora Leana Wen, médica de emergencias y profesora de salud pública en la Universidad George Washington, expresó a CNN preocupación por el cambio.

“Me preocupa que estas recomendaciones sugieran que alguien que ha tenido una exposición sustancial a una persona con COVID-19 ahora no necesita hacerse la prueba”, dijo.

“Esto es clave para el rastreo de contactos, especialmente dado que hasta el 50% de toda la transmisión se debe a personas que no tienen síntomas. Uno se pregunta por qué se cambiaron estas pautas, ¿es para justificar el continuo déficit de pruebas?”, sostuvo la experta.