Médicos reportan avances con medicamentos nuevos que controlan ciertos tipos de cáncer, reducen el riesgo de reincidencia y hacen que el tratamiento sea más fácil de tolerar.

Medicamentos más suaves serían un alivio para pacientes como Jenn Carroll, una directora de recursos humanos de 57 años de New Hartford, Connecticut, quien recibió la tradicional quimioterapia intravenosa después de cirugía por cáncer pulmonar en 2018.

Carroll aprovechó la oportunidad de ayudar a probar un medicamento nuevo tomado como una píldora diaria, Tagrisso, de AztraZeneca. En lugar de la imprecisa estrategia que mata células de la quimio, Tagrisso ataca una mutación genética específica. Sus efectos secundarios son lo suficientemente soportables como para poder ingerirse durante varios años para evitar la reincidencia, según los médicos.

Un gran inconveniente es que los nuevos medicamentos son extremadamente caros — 150,000 dólares o más al año. Cuánto terminan pagando los pacientes depende del seguro, ingresos y otros factores.

A continuación, lo más destacado de ese estudio y otros de una conferencia de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica que se llevó a cabo en línea este fin de semana debido a la pandemia.

Cáncer pulmonar

El cáncer pulmonar mata a más de 1.7 millones de personas al año a nivel mundial. El doctor Roy Herbst, del Centro de Cáncer de Yale, dirigió un estudio de Tagrisso con 682 pacientes con el tipo más común de la enfermedad. Todos tenían tumores operables con una mutación en el gen llamada EGFR, encontrada en entre 10% y 35% de los casos, sobre todo entre asiáticos y no fumadores.

Aproximadamente la mitad recibió quimio estándar después de la cirugía y luego pastillas Tagrisso o placebo. Monitores independientes detuvieron el estudio el mes pasado cuando fue evidente el beneficio del medicamento.

Después de dos años en promedio, 89% de los pacientes que tomaron el medicamento estaban vivos sin reincidencia de cáncer comparado con 53% que tomaron el placebo.

Cáncer de próstata

Hombres con cáncer de próstata avanzado con frecuencia son tratados con medicinas para suprimir las hormonas masculinas que pueden contribuir a que vuelva a aparecer el cáncer.

Los investigadores probaron en 930 hombres durante casi un año relugolix de Myovant Sciences — un tipo distinto de bloqueador hormonal y el primero en ser una pastilla diaria — en lugar de inyecciones de leuprorelina cada tres meses.

Aproximadamente 97% en el medicamento experimental mantuvieron las hormonas suprimidas a lo largo de ese tiempo comparado con 89% con leuprorelina.

Cáncer de colon

El exitoso Keytruda de Merck & Co., que ayuda al sistema inmune a encontrar y combatir el cáncer, demostró ser mejor que las combinaciones de quimio estándar como tratamiento inicial con personas con cáncer de colon avanzado y tumores con defectos genéticos que resultan en un gran número de mutaciones, lo que los vuelve difíciles de tratar.

El estudio incluyó a 307 pacientes en Francia. Quienes recibieron Keytruda pasaron más de 16 meses en promedio antes de que su cáncer empeorara comparado con 8 meses para quienes recibían quimio. Después de un año, 55% de quienes tomaban Keytruda estaba vivos sin que su cáncer se agravara, en comparación con 37% en quimio. Después de dos años era 48% contra casi 19%.