Velar por no contagiarte es una responsabilidad que depende en gran medida de ti.

El infectólogo Armando Torres hizo hincapié en las medidas que te corresponden para tener éxito en la meta de mantenerte sano ahora que se vislumbra un regreso al empleo para muchos a partir de mañana, lo que implica una mayor interacción con compañeros de trabajo y en algunos casos, público en general.

“La actitud que asumiría desde ahora ante todo esto es de desconfianza con discreción”, enfatizó el doctor. “Hay que estar pendiente a los detalles, seguir instrucciones”, dijo, y compartió cómo en el lugar de empleo, tanto el patrono como los propios empleados, deben velar por que se sigan las medidas de prevención.

Cómo cuidarte

El infectólogo compartió los consejos a continuación:

Oriéntate si el patrono cumple con la guía de preparación de los lugares de trabajo desarrollado por OSHA (Administración de Seguridad y Salud Ocupacional) para enfrentar la pandemia del COVID-19.

No toques tu rostro. A estas alturas, ya debe ser un hábito. Este es uno de los consejos principales desde que comenzó a hablarse de las medidas preventivas ya que las secreciones del coronavirus infectarían si entrasen en contacto con la nariz, los ojos o la boca.

Usa siempre la mascarilla. “Hay gente que la coloca debajo de la nariz porque le molesta un poquito, o se la quitan”, lo que no es correcto. Pero si lo haces, antes de volver a ajustarla en el rostro, es importante que te limpies las manos con agua y jabón o hand sanitizer.

Respira sin temor. Se ha difundido información sobre el supuesto daño del dióxido de carbono por estar con la mascarilla por tiempo prolongado. Sin embargo, no debes temer. “Eso salió a relucir porque hay personas que habían estado haciendo ejercicios y estaban usando mascarillas, donde obviamente se exagera el patrón respiratorio”, y “el requerimiento de aire y oxígeno” es mayor, aclaró. “En condiciones normales, uno no tiene 100% de sellado con una mascarilla y no estás haciendo deportes, así que uno puede recircular a través de la mascarilla tranquilamente oxígeno y botar el dióxido de carbono después”, añadió. El doctor también señaló que se puede utilizar la mascarilla de modo consecutivo por turnos de hasta 12 horas.

Reúsa tu mascarilla siguiendo la debida precaución. “Si la tienes por varias horas al sol, en el auto, hay una bien alta probabilidad de que si hubo un contacto con el coronavirus, con el calor el virus no sobreviva”.

Evalúa el lavado de manos según la necesidad. “No necesitas salir a cada 10 minutos a lavarte las manos”, aclaró Torres. Hacerlo dependerá de cuando necesites tocar tu rostro y si, obviamente, has estado en contacto con una persona sospechosa de estar enferma.

Sobre el virus y la vestimenta. “La ropa es una superficie bien hostil para el virus. No es fácil sobrevivir ahí por mucho tiempo”, especificó el doctor, quien afirmó que cuando se trata de indumentaria, ha salido a relucir “que en el sol, en dos minutos han muerto probablemente un 99% de todos los virus que había en esas secreciones”.

Los guantes no siempre son necesarios. A menos que trabajes en la industria de comida, no es necesario usarlos. “El guante es un arma de doble filo. Por eso la Organización Mundial de la Salud Mundial (OMS) de la Salud tanto como el CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) te dicen que eso es opcional”, mencionó. “La gente tiene la falsa sensación de seguridad por tenerlos puestos y tocan superficies y cuando va a tocar la mascarilla se puede contagiar”.

Evita la juntilla. “He visto empleados que tienen la mascarilla, pero están juntos”, dijo el especialista de infecciones. El distanciamiento social tiene que seguir vigente.

Ten presente que hay mucha preocupación. “El nivel de tolerancia de mucha gente va a estar bien bajito por la misma ansiedad, el estrés de contagiarse, en especial cuando está en lugares cerrados”. Por lo tanto, mantén la distancia y evita el contacto físico con otros.