La cepa de coronavirus se identificó por primera vez en Arabia Saudita en 2012, desde entonces, se registraron muy pocos casos hasta que en diciembre pasado, un brote de neumonía en la ciudad de Wuhan, China, generó alerta en el gobierno local.

En consecuencia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que se trata de una nueva cepa de coronavirus.

La “neumonía de Wuhan” ya se cobró numerosas vidas y se propagó hacia Tailandia, Corea del Sur, Japón y Estados Unidos. Todavía se desconoce sobre el origen de este nuevo brote.

¿Qué es el coronavirus?

Según la OMS, los coronavirus son una extensa familia de virus, provenientes de diversas enfermedades humanas, que van desde el resfriado común hasta el SRAS (síndrome respiratorio agudo severo), aunque también pueden causar varias enfermedades en los animales. El contagio primario se transmite de animales a humanos.

¿Cuáles son los síntomas?

Sus síntomas son diversos. Entre algunos de ellos figuran fiebre alta, escalofríos, dificultad para respirar, tos, dolor muscular y secreción nasal.

¿Qué hacer ante el coronavirus?

La OMS enumera una serie de consejos que se aplican en general para reducir el riesgo de infecciones respiratorias:

  • Evitar el contacto directo con personas que padezcan infecciones respiratorias agudas.
  • Lavarse las manos con frecuencia, sobre todo, después del contacto directo con personas enfermas o su entorno.
  • Evitar el contacto sin protección con animales de granja o salvajes.

Aquellos pacientes con síntomas de una infección respiratoria aguda deberían tomar las siguientes precauciones:

  • Mantener cierta distancia con los demás.
  • Cubrirse la nariz y la boca con pañuelos desechables o ropa al estornudar o toser.
  • Lavarse las manos.

La OMS no recomienda adoptar ninguna medida de salud específica para las personas que viajan. Ahora bien, las personas que viajan y desarrollan síntomas respiratorios, deben solicitar atención médica y explicar a un profesional de la salud el trayecto que han realizado.