Un grupo de cirujanos en Chicago dio nuevos pulmones a una joven que sufrió daño pulmonar severo por coronavirus.

Northwestern Medicine anunció ayer el procedimiento, que se realizó el viernes pasado. Sólo muy pocos sobrevivientes de COVID-19, en China y Europa, han recibido un trasplante de pulmón.

La paciente de Chicago, de veintitantos años, permaneció conectada a un respirador y a una máquina de derivación cardiopulmonar por casi dos meses antes de ser operada en el Hospital Northwestern Memorial.

El procedimiento de 10 horas fue desafiante, porque el virus había causado múltiples perforaciones en sus pulmones y prácticamente se había fusionado a la pared torácica, detalló el médico Ankit Bharat, quien realizó la cirugía.

La joven permanece conectada al respirador mientras su cuerpo sana, pero se encuentra lo suficientemente bien para conversar con su familia a través de una videollamada. Los médicos afirman que tiene buenas probabilidades de vivir una vida normal.

“Prevemos que se recuperará por completo”, agregó el doctor Rade Tomic, director médico del programa de trasplante pulmonar del hospital.

La paciente no fue identificada, pero Bharat dijo que ella recientemente se mudó a Chicago procedente de Carolina del Norte para estar más cerca de su novio.

La mujer presentaba buen estado de salud, pero su condición se deterioró rápidamente después de ser hospitalizada a finales de abril. Los médicos esperaron seis semanas a que su cuerpo estuviera libre de virus antes de considerar un trasplante.

Los pulmones representan apenas el 7% de los cerca de 40,000 trasplantes de órganos realizados en Estados Unidos el año pasado. Generalmente son difíciles de conseguir y los pacientes suelen esperar semanas en la lista de trasplantes.

La paciente de Chicago se hallaba en muy mal estado y el corazón, riñones e hígado empezaban a dar muestras de fallas, por lo que rápidamente fue colocada en los primeros lugares de la lista, explicó Bharat.