Imposible sobrevivir en 30 años si no cuidamos el planeta ahora, dice la ONU

Por José R. Pagán / Para Primera Hora 09/01/2019 |12:17 p.m.
Es hora de remediar el daño. Y hay que comenzar ahora mismo. (archivo)  
Se trata de un informe que resume seis años de recopilación de datos, con la participación de 250 científicos de 70 países.

Nos encanta hacer proyecciones. Algún encanto debe de tener esa posibilidad de siempre poder hacer algo después, mañana, el verano próximo, al cumplir los 50 años o cuando llegue el retiro. Sin embargo, algunos de esos planes a largo plazo, así como los de generaciones más jóvenes, como las de tus hijos o nietos, están bajo amenaza por la forma en que tratamos al Planeta. 

Digamoslo así: si no logramos cambios significativos en ese sentido la Tierra quedará inhabitable por el cambio climático hacia el 2050. ¡En solo 30 años más!

A pesar de que existen más de 1,500 leyes y políticas en todo el mundo en vías de proteger el ambiente, las proyecciones indican que son demasiado lentos los avances que estamos haciendo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Esa es la conclusión que presenta la División Ambiental de la Orgaización de las Naciones Unidas (ONU) en el sexto informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial, esta vez bajo la consigna Planeta sano, personas sanas.

Se trata de un informe que resume seis años de recopilación de datos, con la participación de 250 científicos de 70 países, para analizar el estado del medio ambiente y cuán cerca o lejos estamos de lograr los objetivos acordados internacionalmente. A todas luces, vamos a paso muy lento en el esfuerzo por lograr un futuro previsible.

De acuerdo con el informe, que viene a ser una fuente de información ambiental sólida y basada en pruebas, el primer asunto preocupante es que mientras hoy la población mundial se estima en 7,500 millones de personas, se espera que en 2050 la cifra se eleve a 10,000 millones. Eso se traduce en un preocupante asunto de sobrepoblación mundial en un planeta que cada día esta más maltratdo y que, como consecuencia, presenta más problemas y ofrece menos recursos.

Respecto al aire, imprescindible para la supervivencia de los seres vivos, se plantea en el informe que su contaminación es el principal factor ambiental que contribuye a la carga mundial de mortalidad. Tanto así, que anualmente ocasiona entre seis y siete millones de muertes prematuras. 

Otro de los renglones evaluados por la ONU es la diversidad biológica. Su conclusión es que sigue en aumento el proceso de extinción de especies, lo que pone en peligro la integridad planetaria y la capacidad del planeta para satisfacer las necesidades humanas. La seguridad alimentaria, por ejemplo, enfrenta una gran amenaza.

Vayamos a las estadísticas. El 42 por ciento de los invertebrados terrestres, el 34 por ciento de los invertebrados de agua dulce y el 25 por ciento de los invertebrados marinos están en riesgo de extinción. 

Otro asunto muy preocupante es el futuro de los océanos y costas. Factores como el calentamiento global, la contaminación marina y la extracción desmedida de recursos siguen provocando daños severos. Como resultado, se siguen perdiendo ecosistemas marinos y se incrementa la posibilidad de que ocurra un ciclo destructivo de degradación marina. 

Y no hay que poner la mirada muy lejos para darse cuenta. Es de conocimiento público el enorme problema de erosión costera ocurrido en la playa de Ocean Park, en San Juan, donde prácticamente se ha borrado una franja de hasta 12 pies verticales a lo largo de 110 pies horizontales Si bien es cierto que las causas pudiesen ser naturales, en ocasiones son potenciadas por el hombre. Por algo la Legislatura analiza un proyecto que busca ordenar una moratoria de 20 años a proyectos de nueva construcción en la costa.

De regreso a los hallazgos de la investigación, se establece que cada año mueren cerca de 1.4 millones de personas por enfermedades prevenibles asociadas al agua potable contaminada. Entonces, si no se logra un cambio significativo, las enfermedades humanas serán una de las principales causas de muerte por enfermedades infecciosas de aquí al 2050.

En el caso del agua dulce, factores como el crecimiento demográfico, la urbanización y la contaminación han empeorado su calidad significativamente desde 1990. 

El informe enfatiza también como otro gran agravante la excesiva cantidad de basura que generamos. Se plantea que a nivel mundial dos de cada cinco personas carecen de acceso a instalaciones  de eliminación controlada de deshechos. Y desalentador resulta también saber que a las zonas costeras y cuerpos de agua van a parar anualmente ocho millones de toneladas de desechos domésticos, en su mayoria plásticos.

 

16 formas de ayudar al planeta
1/16
cor

Lava la ropa con agua fría. Hacerlo con agua caliente gasta cinco veces la cantidad de energía y produce cinco veces más emisiones.

Genera menos basura en casa. Evita usar platos y cubiertos desechables.

Consume menos carne. La producción de carne roja lleva a un número significativamente mayor de emisiones de gases de efecto invernadero que la de pollo, frutas, verduras y cereales.

Lleva tus bolsas reusables al supermercado.

¡Planta un árbol!

Cambia tu nevera y aire acondicionado por equipos que tengan el sello “Energy Star”.

Guarda los alimentos en recipientes de vidrio en vez de plástico.

Siempre que sea posible no imprimas documentos o fotos, mejor obsérvalos en pantalla.

Utiliza productos biodegradables en las playas. Existen bloqueadores y bronceadores solares biodegradables que no ocasionan daño a las especies marinas.

Pon en práctica las 3 ‘R’: Reduce, Reutiliza y Recicla.

Ahorra energía. Pon la ropa húmeda al sol en lugar de utilizar secadoras.

Utiliza el transporte público, camina o usa la bicicleta para reducir las emisiones de carbono.

Protege los bosques. Compra madera con certificación o sello de que su origen es sostenible.

Rechaza las bolsas que dan cuando compres algún producto que se puede llevar en las manos.

Exige al gobierno que tome medidas hacia una vida más sostenible.

No tires basura en las playas. Lleva un bolso reusable para acumular tus desechos.

Ante un asunto como este, tan preocupante como urgente de atender, presentamos a continuación una lista de actividades y ajustes en la vida diaria que todos debemos hacer para evitar la catástrofe que la ONU pronostica para el 2050. Tuvimos antes un Planeta en equilibrio, con armonía entre sus recursos y con las condiciones propicias para que todos los seres vivos -no solo los humanos- habitásemos de forma plena. Es hora de remediar el daño. Y hay que comenzar ahora mismo.

16 formas de ayudar al Planeta

Utiliza el transporte público, camina o usa la bicicleta para reducir las emisiones de carbono.

Ahorra energía. Pon la ropa húmeda al sol en lugar de utilizar secadoras.

Consume menos carne. La producción de carne roja lleva a un número significativamente mayor de emisiones de gases de efecto invernadero que la de pollo, frutas, verduras y cereales.

Pon en práctica las 3 ‘R’: Reduce, Reutiliza y Recicla.

Protege los bosques. Compra madera con certificación o sello de que su origen es sostenible. 

¡Planta un árbol! 

Exige al gobierno que tome medidas hacia una vida más sostenible.

Cambia tu nevera y aire acondicionado por equipos que tengan el sello “Energy Star”.

Lava la ropa con agua fría. Hacerlo con agua caliente gasta cinco veces la cantidad de energía y produce cinco veces más emisiones. 

Genera menos basura en casa. Evita usar platos y cubiertos desechables.

Rechaza las bolsas que dan cuando compres algún producto que se puede llevar en las manos.

Lleva tus bolsas reusables al supermercado.

Guarda los alimentos en recipientes de vidrio en vez de plástico.

Siempre que sea posible no imprimas documentos o fotos, mejor obsérvalos en pantalla.

Utiliza productos biodegradables en las playas. Existen bloqueadores y bronceadores solares biodegradables que no ocasionan daño a las especies marinas.

No tires basura en las playas. Lleva un bolso reusable para acumular tus desechos.


Regresa a la portada