Washington.- AT&T  Mobility, la segunda mayor operadora de telefonía celular de Estados Unidos, dijo que ya no está incluyendo códigos ocultos de rastreo en internet a los datos transmitidos desde los teléfonos de sus usuarios. Esa práctica hizo prácticamente imposible proteger las identidades de los subscriptores en internet.

El cambio de AT&T esencialmente elimina una serie oculta de letras y números que son pasados a los portales que visitan los consumidores. Esos datos pueden ser usados para rastrear a los subscriptores en toda internet, una oportunidad lucrativa de colectar información útil para proveedores de publicidad que además puede ser usada para revelar las identidades de los usuarios basada en sus hábitos en internet.

Verizon Wireless, la mayor compañía celular del país, dijo ayer que aún usa ese tipo de rastreo, conocido como "super cookies". La portavoz de Verizon Debra Lewis dijo que los clientes gubernamentales y de negocios no tienen insertado ese código. No hay evidencia de que las operadoras Sprint y T-Mobile usen esos códigos.

"Como con cualquier programa, nosotros estamos evaluando constantemente", dijo Lewis y añadió que los usuarios pueden pedir que sus códigos no sean usados para rastreo de publicidad, pero aun así les pasa los códigos a portales, incluso si los subscriptores no quieren que se usen con fines de mercadeo.

Los códigos son parte de los más recientes planes de las empresas de telefonía celular para rastrear a sus usuarios y sus aparatos. Aunque los códigos no contienen explícitamente información personal, son únicos y son enviados a los portales junto con detalles personales que el usuario pudiese entregar voluntariamente, como nombre y teléfono.

Eso significa que suficientes datos pueden transformar una cadena aleatoria de números y letras en una huella digital que es tan identificadora como el número de Seguridad Social. AT&T  dice que sus códigos eran parte de un proyecto que ha sido eliminado gradualmente de su red.

"Esto es como una matrícula vehicular para su cerebro", dice Jacob Hoffman-Andrews, un tecnólogo con la Electronic Frontier Foundation, una organización de defensa de los derechos civiles que se opone a la práctica. "Todo lo que te preguntas y lees y examinas en internet recibe un código. Y existen agencias publicitarias que tratan de asociar esa historia con cualquier cosa que te identifique".

Para los usuarios de celulares, la cuestión de privacidad no es fácil. Incluso si los subscriptores quieren cambiarse a proveedores que ellos piensan son menos intrusivos, muy probablemente tendrían que pagar centenares de dólares por terminación temprana de contrato.

Algunas compañías celulares colectan y almacenan la localidad aproximada de los teléfonos de sus subscriptores, de acuerdo con documentos del gobierno en 2010. Eso ha causado alarma entre defensores de la privacidad, que temen que investigadores gubernamentales puedan obtener esos datos e incluso rastrear los movimientos de ciudadanos sin su conocimiento o permiso.

El interés de la gente sobre la privacidad se ha intensificado en años recientes, luego de revelaciones de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional de comunicaciones telefónicas y digitales de millones de ciudadanos sin ser sospechosos de delitos.