“Quiero mostrarles algo que... les volará la cabeza”, dijo Elon Musk al inicio de la presentación de Neuralink, un dispositivo que va implantado en el cerebro y promete resolver problemas “importantes” en el cerebro y la espina.

“No lo mostramos para recaudar dinero, sino para convencer a grandes personas para que trabajen en Neuralink y nos ayuden a volver esto algo accesible”, aclaró Musk.

Con esos problemas “importantes”, el empresario se refiere a adicciones, insomnio, pérdida de memoria, parálisis, ansiedad, depresión, entre otros.

Antes las pocas opciones tecnológicas que hay para tratar problemas neuronales, Musk propone algo “electrónico para resolver lo electrónico”, pero mejorado “radicalmente”, con este dispositivo simple y pequeño que mide 0.90 pulgadas por 0.31 pulgadas, medidas que lo vuelven invisible y además tiene una batería de larga duración -un día completo para ser específicos- y se puede cargar como un celular común.

Imagen: Neuralink
Imagen: Neuralink

Este artefacto podría rastrear el estado de salud de la persona que lo posee y alertaría en caso de ataques al corazón o un derrame cerebral.

Proceso de implantación

Para colocar el Neurolink en el cerebro, Musk cuenta con un robot que realiza el procedimiento quirúrgico, el cual asegura es muy sencillo.

Imagen: Neuralink
Imagen: Neuralink

“Se necesita menos de una hora. Así que puedes llegar en la mañana a hacerte el procedimiento e irte por la tarde. Se puede hacer sin anestesia general”, dijo el dueño de Tesla y SpaceX.

El procedimiento implica una apertura en el cráneo del tamaño de una moneda. Luego el robot hace su trabajo y remplaza esa porción de cráneo con el dispositivo.

Neuralink no sólo busca talentos para seguir desarrollando su dispositivo, sino también para su robot cirujano, el cual buscan que realice todo el procedimiento de forma autónoma.

Imagen: Neuralink
Imagen: Neuralink

¿Funciona?

Hasta ahora, el dispositivo sólo ha sido implantado en dos cerdos. Dorothy, es uno de los cerdos que presentó Musk, ella tuvo el implante por dos meses y luego se lo retiraron. Con esto, los científicos buscan mostrar que el Neuralink puede ser retirado y no deja consecuencias.

El otro cerdo era Gertrude, quien actualmente cuenta con el implante. Las ondas azules son señales en tiempo real de lo que detecta el Neurolink. Cada vez que Gertrude tocaba algo con su nariz, el dispositivo y sus electrodos lo identificaban.

Imagen: Neuralink
Imagen: Neuralink

Aún falta continuar el desarrollo del dispositivo, pero actualmente la FDA (La Administración de Medicamentos y Alimentos o Administración de Alimentos y Medicamentos) otorgó una licencia para que Neuralink sea parte de su programa “The Breakthrough Devices” y preparan una implantación en humanos, sólo faltarían unos permisos y más pruebas que demuestren que es seguro.