Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

La iguana de Mona, el lagarto más grande de Puerto Rico

Por Primerahora.com 06/13/2017 |04:42 p.m.
Algunas de las caracter’siticas físicas que le da a la iguana su aspecto prehistórico. ([email protected])  
Con una longitud aproximada de cuatro pies y tres pulgadas

Nombre científico 

Cyclura stejnegeri

El cuerpo

El color del lagarto adulto es gris, oliva o marron, mientras que los juveniles son de color gris claro o marron con bandas oscuras. Además, tiene una creta que se extiende desde la cabeza hasta el rabo.

La cabeza

Algunas de las caracter’siticas físicas que le da a la iguana su aspecto prehistórico son los promontories que presenta en la cabeza y la escama en forma de cuerno que se aprecia en la punta del hocico.

Su alimentación

La dieta de la iguana de Mona consiste de frutas, hojas y flores. Sin embargo, en ocasiones puede consumir materia animal, como cangrejos o larvas de insectos. El peso normal de un macho es de casi 14 libras, mientras que el de las hembras es de 10 libras.

El hábitat

Esta especie es común en tres tipos de hábitats de la isla de Mona: la planicie, las áreas escarpadas y el acantilado y, por último, la terraza arenosa del sudoeste.

Los juveniles

La iguana de Mona se reproduce una sola vez al año, entre los meses de mayo y junio. Las hembras excavan los nidos con las patas y lo defienden durante tres o cuatro días para que no sea utilizado por otras iguanas. Los huevos son incubados por tres meses.

Su situación actual

Con el propósito de trabajar en la restauración del hábitat de la iguana de Mona, personal y voluntarios de Vida Marina: Centro de Restauración Ecológica y Conservación de la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla realizaron su primera visita a la Isla de Mona para trabajar en la iniciativa entre  la organización internacional sin fines de lucro, Island Conservation, U.S. Fish and Wildlife Service y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico que impacta positivamente a esta especie endémica en la isla.

“Este proyecto es uno a largo plazo que expande los esfuerzos de erradicación de especies invasivas y restauración ecológica que Vida Marina ha comenzado en el noroeste de Puerto Rico. Es sumamente importante ya que estamos contribuyendo a la conservación de una especie endémica y que está en peligro de extinción, mientras entrenamos una nueva generación de especialistas en restauración ecológica”, explicó el doctor Robert Mayer, director de Vida Marina.

Recientemente, regresó de Mona el primer grupo de voluntarios de Vida Marina luego de haber pasado una semana trabajando en la remoción de árboles invasivos (Casuarina equisetifolia) y en la limpieza del área de anidamiento de la iguana. 

Según explica el doctor Mayer, el área que tiene disponible esta especie es bien reducida ya que las iguanas no anidan donde caiga hojarasca o ramas secas de estos árboles, por lo que esta iniciativa cobra mayor importancia. 

El grupo de Vida Marina estará utilizando tecnología de “drones” para analizar el progreso de los esfuerzos de restauración ecológica en esta área. Además, los estudiantes y voluntarios participantes del proyecto han sido entrenados en el uso y manejo de sierras de motor. 

“El proyecto es uno bien difícil por las condiciones del clima en la isla y el hecho de estar en un lugar remoto pero nuestro equipo ha podido trabajar de una forma muy segura y efectiva a pesar de estó” agregó Erick Soto Calvente, director asociado del Centro de Restauración Ecológica en la UPR Aguadilla.

Junto a la organización sin fines de lucro The Island Endemics Foundation y Island Conservation, Vida Marina sometió una propuesta para continuar restaurando este hábitat; propuesta que traería fondos externos al recinto aguadillano y permitiría continuar este proyecto tan importante. 

Regresa a la portada