El sexto y último satélite de las Fuerzas Amadas de Estados Unidos para la detección temprana de misiles fue lanzado con éxito este jueves desde una plataforma de Cabo Cañaveral, en Florida (EE.UU.).

Tal como estaba previsto, el satélite SBIRS GEO 6 partió en lo alto de un cohete Atlas V de la compañía United Launch Alliance (ULA) a las 6.29 de la mañana, hora local (10.29 GMT) desde de la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral.

Menos de treinta minutos después, el Atlas V se separó y el satélite continuó su trayecto empujado por el cohete Centauro, la segunda etapa y también de ULA, rumbo a su posición en una órbita geosincrónica (sincronizada con la rotación de la Tierra).

Unas tres horas después del despegue, finalmente el SBIRS GEO 6 fue colocado en esa órbita para operar tal como ya lo hacen los otros 5 satélites de este programa.

El de hoy, construido por la firma Lockheed Martin, es el sexto y último satélite del Sistema Infrarrojo Basado en el Espacio (SBIRS, por sus siglas en inglés), el cual reemplaza el anterior sistema del Programa de Apoyo a la Defensa del Ejército de Estados Unidos.

El primero de esta serie de satélites construidos para la Fuerza Espacial de EE.UU., uno de los 8 brazos de las Fuerzas Armadas de este país, se colocó en órbita en 2011 y los sucesivos lo hicieron en 2013, 2017, 2018 y 2021.

Los satélites, que han merecido una inversión de miles de millones de dólares, utilizan sensores infrarrojos de observación y escaneo para detectar lanzamientos de misiles y cuentan con alertas tempranas.

“Estamos orgullosos de nuestro papel en el apoyo al combatiente de guerra al lanzar toda la constelación de satélites SBIRS, una constelación crítica de satélites de advertencia de misiles que amplía la conciencia situacional de las fuerzas armadas de EE.UU. en el campo de batalla y más allá”, dijo hoy Gary Wentz, vicepresidente de Programas Comerciales y Gubernamentales de ULA.

El de hoy es el lanzamiento número 152 de ULA, todos ellos realizados con éxito, y el número 95 que este consorcio efectúa para el programa de Seguridad Espacial Nacional del Gobierno estadounidense.

Es, además, la quinta misión en lo que va de 2022 para el poderoso cohete Atlas V, que sumando el carenado de carga útil (donde se aloja el satélite) en esta misión ha despegado con casi 60 metros de altura.

Esta tarde, en el mismo complejo en Florida, SpaceX tiene previsto enviar un cohete Falcon 9 con la sonda KPLO en su cúspide, en la que será la primera misión lunar de Corea del Sur.

La KPLO (Korea Pathfinder Lunar Orbiter), de unos 678 kilos de peso, orbitará la Luna durante un año para realizar pruebas y experimentos científicos y tomar imágenes de la superficie de satélite terrestre con vistas a un futuro alunizaje y los planes surcoreanos de exploración lunar.

LA NASA prestará apoyo técnico y de comunicaciones a esta primera misión lunar del Instituto de Investigación Aeropespacial de Corea del Sur (KARI).