San Luis. La única clínica de abortos de Missouri podría cerrar para fines de esta semana porque el estado la ha amenazado con no renovarle su licencia, dijeron funcionarios de Planned Parenthood este martes.

En una teleconferencia, representantes de la agrupación pro-derechos femeninos dijeron que la licencia de su instalación en San Luis expira el viernes. De no ser renovada, la organización dijo que Missouri se convertirá en el primer estado en no tener una clínica de aborto desde el fallo de Roe Vs. Wade de la Corte Suprema en 1973.

"Este no es un simulacro", dijo la doctora Leana Wen, presidenta y directora general de Federación Planned Parenthood de Estados Unidos. "Esto no es una advertencia. Esto está ocurriendo y es una crisis de salud pública".

Se dejaron mensajes en el Departamento de Salud de Missouri y en la oficina del gobernador Mike Parson en busca de comentarios.

Missouri es uno de media docena de estados que han aprobado medidas contundentes contra abortos. Parson, republicano, promulgó el viernes una medida que prohíbe los abortos a las ocho o más semanas de embarazo, incluso cuando el embarazo es producto de violación o incesto.

Según la ley de Missouri que entrará en vigor el 28 de agosto, los médicos que la desacaten podrían enfrentar sentencias de entre cinco y 15 años de prisión. A las mujeres que abortan no se les puede presentar cargos.

Wen dijo que la demanda fue presentada para tratar de mantener abierta la clínica en San Luis. De cerrar, las clínicas de aborto más cercanas están en un suburbio de Kansas City, en Kansas, y en Granite City, Illinois.