Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Jenniffer González le solicita a Rosselló que renuncie

Por Primerahora.com 07/19/2019 |06:16 p.m.
(Archivo)  
La comisionada residente también pidió que dimitiera a la presidencia del PNP.

La comisionada residente Jenniffer González le pidió directamente al gobernador Ricardo Rosselló que renuncie a su cargo por la “falta de credibilidad” y por el bienestar del pueblo boricua.

Anterior a estas declaraciones, la funcionaria le había pedido al primer ejecutivo que dimitiera a la presidencia del PNP.

“El nivel de inestabilidad es peligroso para poder gobernar y la falta de credibilidad le ha cerrado el espacio para cumplir con sus funciones tal como lo merece el pueblo de Puerto Rico”, le dijo la comisionada a El Nuevo Día.

 

estos son los líderes del pnp que le han pedido la renuncia a rosselló
1/13
cor

La senadora Evelyn Vázquez (Archivo)

La senadora Zoé Laboy (Archivo)

El alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera (Archivo)

La alcaldesa de Ponce, María “Mayita” Meléndez (Archivo)

El exgobernador Luis Fortuño (Archivo)

El exgobernador Carlos Romero Barceló (Archivo)

El senador Henry Neumann Zayas (Archivo)

La representante Yashira Lebrón (Archivo)

El alcalde de Manatí, José Sánchez (Archivo)

Jenniffer González (Archivo)

Alcalde de Arecibo y presidente de la Federación de Alcaldes, Carlos Molina (Archivo)

Alcalde de Guaynabo, Ángel Pérez (Archivo)

El senador Miguel Romero (Archivo)

Con estas expresiones, se une a los pedidos que han realizado otros líderes del Partido Nuevo Progresista (PNP) como los exgobernadores Luis Fortuño y Carlos Romero Barceló, así como el alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera.

Posteriormente, envió a los medios una carta dirigida al primer ejecutivo.

A continuación, la misiva de manera íntegra:

Hon. Ricardo Rosselló Nevares

Gobernador

La Fortaleza

San Juan, Puerto Rico

Estimado señor Gobernador:

Cuando corrimos para nuestras candidaturas en el 2016, lo hicimos pensando que un mejor Puerto Rico era posible. En esa dirección se ha trabajado durante los pasados dos años y medio. No obstante, los sucesos de las últimas dos semanas, se han agudizado aun más durante los últimos seis días y han paralizado la actividad económica, gubernamental, pintando un Puerto Rico anárquico al resto del mundo, y eso no es sostenible. Hay que poner a Puerto Rico primero sobre todas las demás consideraciones.

Por tal razón, le estoy solicitando que, por el bien de Puerto Rico, abdique a su cargo y permita una transición pacífica del gobierno, para traerle paz y sosiego a nuestra Isla que ha estado sumida en una crisis fiscal, agudizada severamente por el paso de los huracanes Irma y Maria.

Es hora de darle estabilidad a Puerto Rico para que podamos continuar la reconstrucción que estaba encaminada antes de los sucesos de las últimas semanas y devolver la credibilidad del gobierno de Puerto Rico ante la Capital Federal, los mercados financieros, el turismo y el mundo entero. Pero más importante aún es hora de darle paz a un pueblo que tanto la necesita.

Como representante del pueblo de Puerto Rico en la capital federal, no puedo marginarme de la realidad que vivimos. Se ha puesto en entredicho su liderazgo para dirigir los destinos de la isla, así como nuestra recuperación luego del huracán. Cuando eso ocurre el gobierno, el estado, pierde fuerza en su credibilidad y en su legitimidad.

Desde la capital federal hemos logrado juntos la aprobación de más de $43 billones para la recuperación de Puerto Rico. Pero aún se trabaja estatal y federalmente para que ese dinero llegue.

Hoy la pregunta que recibo en el Congreso es sobre los casos de corrupción de dos funcionarios estatales que fueron acusados de usar fondos federales para su beneficio, mientras busco más recursos para la isla en el área de salud. La isla no puede darse el lujo de perder los recursos federales aprobados, ni los que estamos por conseguir.

Le pido que piense en su familia inmediata, en toda la familia puertorriqueña a que por el bien de la isla, y de que podamos levantarnos permita una transición ordenada.

Puerto Rico tiene que moverse adelante con esperanza en su futuro. Con fuerza en el corazón. Y no pueden secuestrarse las aspiraciones de igualdad y libre empresa por acciones personales de nadie.

Que Dios guíe a Puerto Rico

Atentamente,

Jenniffer González Colon

Regresa a la portada