El Senado aprobó hoy un proyecto de ley de la Cámara de Representantes que enmienda el Código de Rentas Internas para un Nuevo Puerto Rico a fin de asegurar el pago del reintegro a los contribuyentes que tienen derecho a recibirlo, a pesar de que el gobierno esté acogido a la quiebra bajo el Título III, de la ley federal Promesa.

La pieza legislativa había sido aprobada en la Cámara el 8 de febrero pasado, por lo que ahora pasa a la firma del gobernador Ricardo Rosselló. 

“No podemos considerar el reintegro de un contribuyente como una deuda del Gobierno con un acreedor”, indica la exposición de motivos de la medida.

Sostiene que el Código de Rentas Internas define los reintegros como pagos en exceso y una de las alternativas que dispone el estatuto para satisfacer dicho exceso es que el secretario de Hacienda podrá acreditar este pago en exceso del contribuyente contra cualquier contribución adeudada si es que así el contribuyente lo acepta.

“Es necesario que el Código de Rentas Internas para un Nuevo Puerto Rico tenga las herramientas adicionales para proteger y aumentar la cantidad de reintegros que les son devueltos a los ciudadanos favoreciendo a los contribuyentes y devolviéndoles así, lo que por ley les pertenece”, dice la pieza legislativa, de la autoría del presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, y los representantes novoprogresistas Antonio Soto y Jorge Navarro Suárez.

La exposición de la medida añade que no se puede perder de perspectiva que el pagar los reintegros a los consumidores tiene un efecto de activar el movimiento económico en el País. “Es precisamente ese movimiento en nuestra economía lo que nos beneficia en un momento de crisis económica como que atraviesa Puerto Rico hoy”, dice la medida legislativa.

Por otro lado, en una vista pública, el secretario auxiliar del Departamento de Hacienda, Francisco Parés, sostuvo que la Reforma Contributiva, que se atiende en la Legislatura, propone un sistema de retención para los que trabajan por cuenta propia y ganan hasta $100 mil al año. 

"En el origen, los contratistas se podrían acoger a un computo en el que se le retendría el 5% si devengan $100 mil o menos en la totalidad de sus ingresos. Tampoco tendrían que llevar récord de sus gastos y no estarían expuestos a presentar estados financieros auditados al excederse de $3 millones. Esto es novel”, dijo el funcionario.  

El titular de Hacienda, Raul Maldonado, dijo por su parte, que esta sería una alternativa para evitar la evasión contributiva y que estos contribuyentes no tendrían que radicar planillas, solo con la retención ya se cumpliría. "Al final del año podrían entrar a un portal de Internet revisar si ese es el récord en términos de sus retenciones, toca un botón y ahí se acabó su radicación con Hacienda", dijo al defender la medida que según el funcionario propone una reducción en tasas contributivas, un 3% en el impuesto el Business to Business y en la tasa de IVU en alimentos preparados.