La demanda que 109 trabajadores presentaron contra el municipio de Aguadilla, su alcalde, Carlos Méndez y la Legislatura Municipal, podría hacerse sal y agua antes de verse en su fondo si el tribunal resuelve en los próximos días a favor de una moción de desestimación que presentó la defensa legal del ayuntamiento.

 El grupo de empleados municipales demandó al municipio luego que se aprobaran ordenanzas municipales dirigidas a reducir el salario y otros beneficios, como medida de austeridad en medio de la crisis económica que afecta al gobierno.

Sin embargo, los demandantes aseguran que las medidas fueron tomadas sin celebrar vistas públicas y mientras aún estaba vigente el presupuesto aprobado para el año 2016-2017.

En la vista, que se celebró en la sala 604 del Tribunal de Aguadilla y que preside el juez Abid Quiñones Portalatín, los abogados Pablo Rivera Díaz y Luis Sánchez Mercado, representantes del municipio, presentaron una moción de desestimación en la que alegan que el foro con jurisdicción para atender este caso no es el tribunal, sino la Comisión Apelativa de Servicio Público, que es donde se apelan las acciones de personal de los empleados públicos y de municipios.

Mientras, Oscar Vázquez Quiñones, abogado de la Legislatura Municipal, anunció en sala que se unía a la petición.

El juez concedió diez días a la representación legal de los demandantes para que contesten dicha moción y luego decidirá si falla a favor o en contra de la petición de los demandados.

Sin embargo, Nora Cruz Molina, abogada de los demandantes, se mostró confiada en que el tribunal no dará paso a esa moción y permitirá que la demanda sea vista en sus méritos.

El juez separó la fecha del 27 de septiembre para una vista de seguimiento en caso de que determine no ha lugar la moción de desestimación.

SE SIENTE EL RECORTE

Para José Crespo Nieves, policía municipal, la reducción de salario y otros beneficios propuesta por el municipio ha sido un golpe duro para los empleados.

“Nos afectó bastante a todos los empleados del municipio. Nos quitaron $2 por hora del sueldo y otros beneficios marginales, como la reducción del bono. Estamos hablando de alrededor de $325 mensuales. Hace mucha diferencia. Hay compañeros que tienen que pagar casas. En mi caso, tengo que pagar mi carro. No ha sido fácil”, sostuvo Crespo Nieves.