El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales emitió ayer una nueva directriz dirigida a las marinas del país, esto en momento en que diversas figuras critican el poco control en las fronteras marítimas del país al momento de enfrentar la pandemia del coronavirus.

La comunicación 2020-7C advierte que si alguna marina actúa en contra de las directrices del toque de queda se expone a perder su licencia para operar, esto amparados en el reglamento 4860 de la agencia.

Sin embargo, la directriz establece excepciones a esa prohibición, como si una persona usa el bote como residencia principal y no ha zarpado desde el inicio del toque de queda, para la pescad por ser parte de la cadena alimenticia, así como en situaciones de emergencia, pero solo se atenderán en el Club Naútico de San Juan, Club Naútico de Boquerón, Club Naútico de Ponce y Marina Puerto del Rey, en Fajardo, y se enumeran una serie de directrices que deben cumplir.

“Las marinas no podrán recibir ni permitir el uso de embarcaciones para uso recreativo”, subraya la orden de 5 páginas.

El alcalde de Cabo Rojo, Roberto Ramírez Kurtz, quien ha expresado [preocupación sobre las marinas en días recientes, elogió mediante declaraciones escritas la iniciativa. “Agradecemos al Secretario de Estado, Elmer Román y al Secretario de DRNA, Rafael Marchago Maldonado por atender la preocupación de nuestra ciudad", dijo el alcalde.

Alcaldes como el de Cabo Rojo y Salinas, así como el presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Johhny Méndez, han levantado bandera sobre la llegada de embarcaciones por la costa con pocos controles y sin cernimiento a los pasajeros. La medida del DRNA aborda lo relacionado a las marinas, pero también se han dado desembarcos de extranjeros fuera de Marinas, como uno denunciado recientemente en Arecibo, de una embarcación de la que se bajó un turista con síntomas de COVID-19, según la alcaldesa Karilyn Bonilla.