El secretario de Educación (DE), Eligio Hernández, informó en la tarde de este sábado que la agencia evalúa el alcance legal de la determinación tomada anoche por el juez superior Anthony Cuevas Ramos, del Tribunal de Primera Instancia de San Juan, de reabrir los comedores para ofrecer alimentos a todas las personas afectadas por la pandemia del coronavirus.

Señaló, en unas declaraciones escritas, que una vez se haga la evaluación se determinaría el curso de acción que tomaría la agencia, si se acataría o se recurriría al tribunal a realizar alguna apelación.

Aunque no lo estipuló directamente, el titular recalcó que Educación recibe fondos federales solo para preparar alimentos para menores entre uno a 18 años, no para atender a la población en general, como dicta la orden del juez.

“Les aseguramos que el DE es una agencia que cumple con las leyes estatales y federales; acatamos todas las órdenes y decisiones que expidan los foros judiciales. Sin embargo, por lo reciente de la determinación, hemos referido la misma a nuestro equipo legal para evaluar el alcance de lo ordenado y las alternativas legales disponibles para la agencia. Esto lo hacemos velando por el mejor bienestar de nuestra población, que son nuestros niños y jóvenes”, indicó el funcionario.

Añadió que “es importante destacar que los fondos para la distribución de alimentos son federales. Estos, a su vez, tienen guías de cómo se pueden utilizar y quiénes pueden ser beneficiarios de los distintos programas de alimentos. Nuestra obligación es manejar estos fondos de manera responsable en todo momento. No hacerlo resultaría en serios señalamientos y graves consecuencias entre las que se encuentran la cancelación o congelación de fondos”.

Anoche, el juez Cuevas Ramos estipuló en su sentencia que “se expide el Auto de Mandamus ordenándole al Departamento de Educación y al Estado Libre Asociado de Puerto Rico que proceda inmediatamente, y sin demora alguna, abrir todos los comedores escolares que sean necesarios para alimentar a toda la población en estado de necesidad producto de la situación de emergencia provocada por el COVID-19, mientras dure el estado de emergencia”.

Hernández, en referencia al caso, alegó que “como hemos hecho desde el principio, en el DE continuamos cumpliendo con nuestro deber ministerial”.

“Respecto a la repartición de alimentos, Educación utiliza todas las herramientas disponibles para asegurarnos que los alimentos lleguen a la mayor cantidad de personas de 1 a 18 años, según establecen las leyes federales y estatales. Esto siempre en cumplimiento con los protocolos de salud y seguridad que se requieren para que los procesos sean lo más seguro posible ante la emergencia que vivimos causada por el COVID-19”, dijo.

Indicó que con las iniciativas que han establecido, mantenían en operación unos 105 comedores y 32 auspiciadores independientes que han impactado a 326 comunidades.

Expuso de que desde el 6 de mayo, día de la reapertura de los comedores, se han distribuido 1,029,143 raciones de almuerzo para niños y jóvenes de 1 a 18 años.

“Es importante destacar que en el DE cumplimos con las disposiciones de los programas federales relacionados a la nutrición, así como las directrices y protocolos que emite el Departamento de Salud ante la emergencia causada por la pandemia del COVID-19. Igualmente, es nuestra responsabilidad velar por la salud y la seguridad de todo el personal que está a cargo de esa operación, pues bajo ninguna circunstancia queremos que este esfuerzo pueda provocar aumentos en casos de contagios ni a los funcionarios ni a nuestros estudiantes y familiares”, estipuló.

A continuación los programas que mencionó Hernández que han establecido para la distribución de alimentos:

1. Los alcaldes, según acordado con la Asociación y Federación de Alcaldes de Puerto Rico, y en beneficio de los ciudadanos de sus municipios, identificaron la necesidad de alimentos en sus respectivas comunidades y actualmente colaboran con el DE en la distribución de los almuerzos.

2. La donación de alimentos a instituciones sin fines de lucro para que estas entidades, a su vez, distribuyeran compras y comidas calientes a través de todo Puerto Rico.

3. La iniciativa federal Meals to You, en el que envían -vía correo tradicional- cajas de alimentos para los estudiantes matriculados en las escuelas de los siete municipios definidos en el proyecto piloto. Este programa también permite que hermanos de los estudiantes matriculados en escuelas de esos municipios, que estén entre las edades de 0 a 18 años, también puedan recibir una caja de alimentos.

4. El Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD) desarrolló, en conjunto con otras agencias, una iniciativa alimentaria para impactar a varios sectores del país. Estos sectores están compuestos por los siguientes grupos: personas afectadas por el COVID-19 y sus familias; personas discapacitadas y sus familias; personas mayores de 65 años y sus familias; y personas que reside en áreas históricamente vulnerables. La distribución se llevará a cabo mediante entregas en los almacenes regionales del DE. Una vez se reciban y contabilicen los alimentos, la Guardia Nacional dividirá los alimentos en las cantidades identificadas en el plan de distribución para cada municipio.