El director ejecutivo de la Autoridad para las Alianzas Público Privadas, Fermín Fontanés Gómez reconoció hoy que cuando la compañía Luma Energy notificó su propuesta al gobierno de Puerto Rico en enero de 2020 no tenía personalidad jurídica.

Fontanés Gómez, defendió sin embargo, en una vista pública en la Cámara de Representantes, el millonario contrato otorgado por la pasada administración para la transmisión y distribución de energía eléctrica en el País.

“La Autoridad entiende que con el contrato el pueblo de Puerto Rico finalmente se beneficiará de un sistema más confiable, asequible, centrado en el cliente, con menos interrupciones y en donde el número de incidentes y otras medidas de seguridad alcancen los estándares de la industria”, sostuvo Fontanés Gómez.

El funcionario reclamó que las acciones “tienen como meta el bienestar del consumidor y la transformación del sistema eléctrico, que por décadas ha sido uno deficiente y que no ha servido bien a los ciudadanos”.

En la vista, que se desarrolla en el salón de audiencias uno en el Sótano del Capitolio, el presidente de la Comisión de Desarrollo Económico, Planificación, Telecomunicaciones, Alianzas Público Privadas y Energía de la Cámara de Representantes, Luis Raúl Torres cuestiona a Fontanés Gómez sobre los pormenores del contrato.

El director ejecutivo de las Alianzas Público Privadas, dijo que en noviembre de 2018 recibieron la notificación de cinco proponentes y el 11 de enero de 2020, “luego de un análisis concienzudo y minucioso, el Comité de Alianzas Público Privadas seleccionó a Luma como proponente preferido”.

Sostuvo que el otorgamiento del contrato se amparó en la Ley para la Transformación del Sistema Eléctrico de Puerto Rico y en la Ley de las Alianzas Público Privadas.

A preguntas del presidente de la comisión legislativa, Fontanés Gómez. reconoció sin embargo, que Luma Energy, no tenía personalidad jurídica cuando sometió la notificación de proponente preferido a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

-¿Quiere decir que esta compañía llamada Luma Energy y todas las dependencias que crearon se registran posterior a la adjudicación del contrato?, cuestionó el representante Torres.

“Eso es correcto”, respondió el deponente.

“Dejamos claro en el récord que al momento de la notificación se notifica un consorcio de tres compañías, pero Luma Energy a ese momento no existía”, indicó Torres.

Fontanés Gómez dijo que el contrato “no pacta ni contempla aumentos tarifarios” y sostuvo que el laudo “garantiza que Luma dará prioridad” a los empleados de la AEE en el proceso de reclutamiento.

Rechazó que se trate de un contrato de privatización, pese a que Luma estará a cargo de la transmisión y facturación de energía eléctrica en el País. Dijo que la empresa tiene actualmente registradas dos compañías en Puerto Rico.

“No (es privatización). Estamos reorganizando y pasando la organización a manos privadas, se le está pasando la generación, facturación y transmisión”, dijo el funcionario.

-¿Qué es lo que queda entonces?, le cuestionó el representante Torres.

“Quedan los activos, la corporación no deja de existir”, dijo el director ejecutivo de las Alianzas Público Privadas.

Torres le cuestionó también sobre las supuestas protecciones a los trabajadores en el contrato. “Mis asesores y yo hemos rebuscado ese contrato y no hemos encontrado ninguna protección si Luma se fuera y cancela el contrato”, sostuvo.

Fontanés Gómez dijo que el contrato establece que la empresa tiene que pagar hasta un máximo de $40 millones si incumple.