La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) evaluará próximamente si elimina el Bono de Navidad de los empleados públicos, explicó el presidente de esa entidad, José Carrión, quien también justificó la decisión de imponer la reducción de jornada.

En entrevista en NotiUno, el presidente de la JSF José Carrión recordó que la posibilidad de eliminar el Bono de Navidad está contemplado en el Plan Fiscal aprobado, si no se logran las proyecciones económicas.

“Se pasará juicio sobre el bono de Navidad próximamente”, dijo Carrión. “Es un tema que formaba parte de lo acordado, así que tendremos noticias sobre eso próximamente”.

Aunque dijo que tenía que corroborarlo, dijo que la próxima reunión de la JSF será en octubre en Nueva York.

El incumplimiento con las proyecciones económicas del Plan Fiscal ya llevó a la JSF a ordenar la reducción de jornada desde mañana, primero de septiembre, algo a lo que se opone el gobernador Ricardo Rosselló y que ha llevado a una demanda de la JSF contra el gobierno.

Carrión afirmó que la reducción de jornada debía comenzar en julio, pero se accedió a aplazarlo hasta septiembre para dar oportunidad al gobierno a cumplir las proyecciones del Plan Fiscal, lo que en su opinión no ocurrió.

El presidente de la junta dijo que el Plan Fiscal vigente es el propuesto por el gobernador, que la junta sí presentó como enmiendas que si no se cumplían las proyecciones económicas se podría imponer medidas como reducción de jornada y eliminar el Bono de Navidad y que así fue aceptado por el gobernador.

“Trabajamos un Plan Fiscal en conjunto, es el Plan Fiscal del gobernador, el gobernador ha logrado muchísimo, no cumplió con esas partidas, si eso (las enmiendas) no hubiera formado parte del Plan fiscal no lo hubiéramos aprobado, hubiéramos aprobado otro plan… nuestro propio Plan Fiscal”, dijo Carrión.

Según NotiUno, Carrión dijo que incumplir con el recorte de jornada de dos días de trabajo al mes podría llevar a que la reducción de jornada se amplíe a cuatro días. Esa era la cantidad máxima establecida en el Plan Fiscal.

"Si el planteamiento aquí es que se está estirando el chicle, en la medida que eso se estire, peor es para el servidor publico ... significaría que se agudizaría la limitación de la jornada laboral", sostuvo Carrión.

Explicó que, según le han explicado sus abogados, la jueza Laura Taylor Swain escucharía los planteamientos de la JSF y de Rosselló, y tomnaría una decisión que, de ser adversa a Rosselló, lo obliga a reducir la jornada y que si no obedece, entonces el gobernador cometería desacato a una orden de un juez federal.

La opción a la reducción de jornada era despedir gente, indicó. “Se negoció para evitar cesantías una reducción de jornada laboral, y todo eso saldrá en el tema legal (la demanda de la JSF contra Rosselló)”, expresó.

Sobre los pleitos judiciales, Carrión dijo que “los abogados me han pedido que sea extremadamente cuidadoso en este tema” y afirmo que están buscando “lo mejor que se pueda para nuestro pueblo”.

Hay 57 pleitos judiciales corriendo en este momento, dijo, y es por lo que es en abogados que se gasta la mayor parte del presupuesto anual de $60 millones de la JSF.

“Los abogados son lo que van a  defender a la junta y al pueblo en la medida que sea posible. Esto es una tragedia. Otra tragedia, la cantidad de dinero que estamos gastando en abogados es obscena”, dijo Carrión, aunque no precisó la cifra.

Entre las partes en esta controversia están los llamados bonistas del patio, personas de Puerto Rico que invirtieron en bonos del gobierno, y que están viendo sus inversiones afectadas. “El tema de los bonistas del patio me parte el corazón… esa duele”, agregó.

Agregó que sobre los municipios “ha sido tema de conversación en la junta… no hay uniformidad de pensamiento sobre ese tema”. Carrión contó que se ha reunido con alcaldes que le han pedido reunión y que entre los mismos alcaldes “no se ponen de acuerdo para atender su problema”.