El gobernador de Georgia, Brian Kemp, le solicitó al Departamento de Servicios al Conductor que se lleve a cabo una investigación ante alegaciones de “discrimen” y “trato desigual” con los boricuas que intentan sacar la licencia de conducir.

Así lo informó en el gobernador interino, Luis G. Rivera Marín, tras indicar que el Gobierno de Puerto Rico le exigió una explicación al estado sobre las denuncias.

Y es que, una demanda en la corte federal de Atlanta expone que les preguntaban a los puertorriqueños sobre la cocina del archipiélago y hasta del coquí.

“Agradecemos la acción inmediata del gobernador, Brian Kemp. Es inaceptable que, a los puertorriqueños, siendo ciudadanos americanos, los sometan a un escrutinio más riguroso. Tal discriminación, además de ser inconstitucional, demuestra una injusticia que bajo ningún concepto podemos tolerar”, expresó Rivera Marín en declaraciones escritas.

Además, mostró su apoyo al pleito de clase que han presentado las organizaciones LatinoJustice Prldef y el Southern Center for Human Rights.

“Confiamos en que cesen tales acciones y que la investigación siente un precedente de cero tolerancias al discrimen contra los puertorriqueños”, añadió.

El gobernador interino recalcó que la Constitución Federal de Estados Unidos les impone a los gobiernos estatales el trato igual a todos los ciudadanos americanos.

Según consta en la demanda de clase, cuando los puertorriqueños entregan certificados de nacimiento e identificaciones expedidas por el Gobierno de Puerto Rico en el Departamento de Servicios al Conductor de Georgia, estos son marcados como sospechosos; y consecuentemente se inicia una investigación por posible fraude.

A esto se suma que les exigen tomar nuevamente un examen de aprendizaje, el examen de conducir, y los someten a unas preguntas para demostrar que son de Puerto Rico.