La tormenta tropical Isaías tocó tierra en Puerto Rico y devastó los cultivos de cientos de agricultores -particularmente los de plátanos, guineos y café- dejando a su paso una secuela de daños que, preliminarmente, sobrepasan los $3 millones.

Los dueños de fincas no anticipaban el escenario que dejó en tinieblas una vez más a aquellos que se dedican a trabajar la tierra con el cultivo de alimentos.

“Esto ha sido muy triste. Demasiado triste. Apenas estábamos empezando a ver la cosecha de café maduro y los vientos echaron todo al piso… esto ha sido más que una tormenta platanera. Esto ha sido devastador para todos y en el caso del café ha sido un gran golpe porque en nuestro sector el café desde que se siembra hasta que se cosecha toma tres años… ahora estábamos viendo lo que sembramos o pudimos salvar mediante poda después del huracán María. Esto era lo que estaba produciendo ahora mismo”, dijo con la voz entrecortada Iris Janette Rodríguez, presidenta de Pro Café y presidenta del sector de caficultores de la Asociación de Agricultores.

Rodríguez -quien tiene una finca de café en Adjuntas- estimó que las fuertes ráfagas y lluvias generadas por el fenómeno atmosférico afectaron las cosechas de los casi 700 caficultores que componen a la organización sin fines de lucro Pro Café.

“Muchas de las fincas están ubicadas en Adjuntas, Yauco, Lares, Las Marías, Maricao, Utuado… alrededor de 21 municipios tienen cosechas”, dijo la agricultora al mencionar que a partir de mañana comenzarán a rendir un informe de daños.

En 2017, el huracán María devastó el 80% de los cultivos y el impacto económico en todo el sector agrícola sobrepasó los 1.8 billones, según datos ofrecidos por el Departamento de Agricultura.

Impacto de la tormenta Isaías en la agricultura

“Esto ha sido devastador”

En la zona central de la isla, Juan Miranda, dueño de las Empresas agropecuarias Miranda Torres en el barrio Saltos de Orocovis, tenía la misma sensación de impotencia y tristeza, pues la tormenta acabó con más de 10,000 matas de plátanos que durante más de un año estuvo cosechando.

“Esta era apenas la segunda cosecha que hacíamos después del huracán María. Esto ha sido devastador. Las matas se fueron completamente al suelo… había unas pariendo. Están en el piso o partidas. El trabajo de un año y tres meses se vino al suelo. Es triste porque ya veníamos de coger golpes de la pandemia con la caída de ventas y la poca distribución del mercado. Con esa finquita es que pensaba salir adelante y se vino todo al suelo. Como quien dice esta era la segunda cosecha después de María”, lamentó quien estima las pérdidas en más de $70,000.

“Ha sido bien fuerte porque pensábamos que era una tormenta que traería un poco de agua… ese sistema ni siquiera tenía ojo… y no soy el único. Tengo compañeros agricultores que lo han perdido todo”, agregó frustado.

El joven agricultor Jonathan González, en Caguas, también perdió más de 2,000 matas de plátano y guineo y la estructura y cosecha de un hidropónico de lechugas y cilantrillos.

“Todo se perdió… más de $10,000 en pérdidas”, expresó el agricultor.

Impacto de la tormenta Isaías en la agricultura

Críticas a Agricultura

El presidente de la Asociación de Agricultores de Puerto Rico, Héctor Iván Cordero, estimó preliminarmente que las pérdidas al sector agrícola son de más de $3 millones.

“Las pérdidas son millonarias, definitivamente. Lo más triste de todo esto es que el Departamento de Agricultura ha adoptado unas políticas públicas que hemos criticado y que afectaron mucho a los agricultores de cultivo que son los que prácticamente tendrán pérdidas con esta tormenta… me refiero a que eliminaron el subsidio salarial para sustituirlo por un subsidio de producción que funciona, tal vez, con la industria lechera, la de huevo o la de carne, pero los agricultores de cultivo no operan igual. Ahora mismo, ¿qué van a incentivar si perdieron toda la producción?”, cuestionó .

Cordero dijo que las fotos y vídeos que ha recibido de agricultores “de toda la isla” demuestran que los daños causados por la tormenta son “catastróficos”.

“Esto ha sido un golpe fuerte e inesperado… mañana nos enfrentáremos con claridad a la realidad porque hoy muchos no han podido entrar a las fincas debido a lo peligroso que está el clima o porque no tienen acceso a ellas por los derrumbes”, sostuvo al indicar que habrá qué ver si los seguros de los agricultores pondrán restricciones a la hora de hacer las reclamaciones.

Impacto de la tormenta Isaías en la agricultura

Por su parte, el secretario del Departamento de Agricultura, Carlos Flores, realizó un recorrido por varias fincas de Puerto Rico para conocer los sectores agrícolas más afectados y determinar qué tipo de ayuda pudieran recibir por parte de los reclamos a seguros o de programas del gobierno estatal o federal.

En cambio, anticipó que debido a que los seguros agrícolas tienen restricciones en cuanto a daños ocasionados por fenómenos atmosféricos, lo más probable es que algunos reclamos no cualifiquen.

“Sin embargo, hay unos programas regulares en el Departamento para ayudar a los agricultores a alquilar maquinas para preparar el terreno para siembras nuevas, con semillas y abonos”, sostuvo el jefe de la agencia.

“Es muy preliminar todavía para hablar de cantidad de daños porque todavía estamos bajo la emergencia…en los próximos días podríamos tener un estimado”, agregó.