En una emotiva conferencia de prensa, frente al Capitolio, cuatro adolescentes viequenses denunciaron hoy la necesidad urgente que tiene la población de la Isla Nena de un hospital que les brinde servicios y cuidados completos de salud.

Las niñas aludieron al caso de Jaideliz Moreno Ventura, de 13 años, quien falleció el pasado 12 de enero en la isla municipio en medio de reclamos de familiares de que la jovencita no recibió los servicios de emergencia necesarios para salvarle la vida. La niña falleció en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT) de Vieques, un centro de servicios primarios que según los familiares de la niña no tenía un ventilador mecánico que entienden que pudo haberla mantenido con vida.

Mientras el grupo de jovencitas, acompañadas por sus padres y líderes comunitarios viequenses hacía las expresiones públicas, en el interior del Capitolio, la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes iniciaba una investigación, en una vista pública, sobre la muerte de la menor que ha sido cuestionada por amplios sectores de la sociedad civil y por la congresista puertorriqueña, Nydia Velázquez.

El hospital de Vieques está cerrado desde el paso del huracán María en septiembre de 2017 y desde entonces, la población de la Isla Nena recibe servicios médicos limitados en el CDT ubicado en el barrio Las Marías.

“Como ya saben, el pasado 12 de enero, mi compañera, Jaideliz Moreno Ventura fue llevada de emergencia a lo que conocemos como el hospital de Vieques. Cinco horas y diez minutos más tarde, la perdimos. Por lo que hoy sabemos que fue una combinación de negligencias de distintas personas llamadas a servir”, dijo Yamiralys Laó Abreu, quien se dirigió en la conferencia de prensa junto a las niñas Mía Zenón Guadalupe, Alana Feliciano Ventura y Amaya Cruz Ventura.

Mientras se llevaba a cabo la vista públicas, varios jóvenes y adolescentes realizaban una protesta con bloques de concreto en la Plazoleta Norte, con letras rojas que leían “Hospital para Vieques ya”. Una protesta similar inició hace varios días en Vieques.

Laó Abreu sostuvo que “aunque sabemos que la vida no es eterna, también sabemos que Jaideliz no tuvo la oportunidad de recibir los servicios de emergencia necesarios para salvarle la vida y eso no tiene perdón”.

La niña reclamó al igual que sus cuatro compañeritas que el pueblo viequense ha sido “abandonado” por los gobiernos.

“Estamos hoy aquí para decirle al gobierno y al Departamento de Salud que no importa cuántas veces ellos quieran hacer ver que las cosas están bien y que los servicios de salud se están brindando, nosotros sabemos y sufrimos la verdad. A nuestra corta edad somos testigos de cómo el gobierno nos ha abandonado”, enfatizó Laó Abreu, quien dijo que tanto ella como “toda su generación” son viequenses que no han tenido la oportunidad de nacer en la Isla Nena por la falta de un hospital.

“Este problema existe desde mucho antes del paso del huracán María. María lo agudizó y lo trasladó de un edificio con más comodidades a un refugio con camillas y vagones. Muchos de nuestros padres y madres evitan a toda costa llevarnos a la sala de emergencias en Vieques. Prefieren arriesgarse tomando la lancha (con todos los problemas que eso conlleva) y traernos una sala de emergencia aquí, en la isla grande. Pero hay veces que eso es imposible y no tienen otro remedio que llevarnos al refugio en Vieques, donde nos enfrentamos a la insensibilidad, el abandono y la escasez”, dijo por su parte la jovencita Zenón Guadalupe.

Enumeró que algunas de las situaciones que pueden encontrar en la sala de emergencia incluyen: personal no especializado, espacios reducidos, trato hostil y amenazas, falta de medicamentos y equipos, problemas al coordinar traslados de emergencias, entre otros.

“No se confundan no todo el personal que trabaja allí es malo. Contamos con algunos profesionales que dan el máximo dentro de la escasez. Pero con buenas intenciones no sobrevive un pueblo. Tenemos que asegurar que estos servidores públicos hagan el trabajo que les corresponde, porque su negligencia nos cuesta vidas”, expresó.

Alana, de 14 años y prima hermana de la difunta Jaideliz, dijo que su familia exige una solución real a la situación. “Exigimos que se investigue que se investigue el médico que no la trató por más de una hora; que se investigue el pediatra que llegó una hora y media tarde; que se investigue a la administradora del hospital que dijo que todo estaba bien; que se investigue al Departamento de Salud que nos tiene en el abandono y a la gobernadora (Wanda Vázquez Garced) que visitó al refugio y vio en qué condiciones estaba. Tal vez mi prima estará viva si estas personas hubieran hecho el trabajo por el cual el pueblo les está pagando”, reclamó la niña.

Exigió además, que las islas municipio cuenten con una ambulancia aérea equipada y accesible en todo momento.

“A mí y a los compañeros de clase de Jaideliz, nos toca terminar un año escolar viendo a diario en una silla vacía, extrañar su sonrisa y necesitar su mano amiga. Nos enfrentamos a una graduación de escuela intermedia sin su compañía. pero con la certeza que celebra con nosotros desde un lugar especial”, expresó a su vez, Amaya.

“A nosotros, los viequenses, nos toca continuar esta lucha. Que no haya duda que, tal como hicieron nuestros padres y abuelos en la lucha contra la Marina, nosotros no descansaremos hasta obtener los resultados deseados. Iremos a donde haya que ir, haremos lo que haya que hacer”, agregó.