La Junta de Supervisión Fiscal le devolvió a la administración Rosselló sus planes fiscales para el gobierno central y los de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) y de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), se informó mediante comunicado de prensa, con la directriz de que debe enmendarlos antes del 5 de abril.

Las enmiendas son necesarias en las áreas laborales, estimados de proyección financiera, ajustes en las medidas fiscales y en la "política " de pensiones, según un comunicado de la JSF.

"Reformas más profundas son vitales para el futuro de Puerto Rico", dijo el presidente de la junta, José Carrión.

En el tema de las pensiones el gobernador Ricardo Rosselló ha dicho que tiene una visión de "política pública" diferente a la de la JSF, que está exigiendo reducción a las pensiones, lo que es rechazado por la administración.

"El plan fiscal debe proveer para que los beneficios sean reducido progresivamente para que, en promedio, sea una reducción de 10% para todos los miembros del sistema de retiro", expresó la junta en su comunicación, aunque se agrega que la reducción no se aplicará a aquellos que al combinar sus pensiones y los beneficios del seguro social caigan por debajo del nivel de pobreza de $1,000 mensuales.

Anticipó comunicaciones similares en el futuro cercano sobre los planes fiscales de la Universidad de Puerto Rico, la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) y la Corporación Pública para Supervisión y Seguro de Cooperativas de. Puerto Rico.

La JSF dijo estar "en camino" a certificar todos estos planes para en o antes del 20 de abril.