Unos 205 confinados de máxima seguridad de la institución Guayama 296 iniciarán a las 6:00 de la mañana del viernes una huelga de hambre y paralización de todos los servicios como respuesta a la molestia que hay dentro de la población luego que, aparentemente, oficiales les confiscaran hoy todos los productos de higiene que tenían como medida de prevención para evitar una propagación del coronavirus COVID-19 en el lugar.

La información fue provista esta noche por Francheska Colón, portavoz de la población correccional, que está emplazando mediante una carta al secretario del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) para que asista inmediatamente a la cárcel y escuche por parte de los reos los reclamos que tienen sobre la agencia y el “mal manejo” que han tenido con la crisis del coronavirus.

Precisamente, Primera Hora entrevistó hoy al titular de la agencia, Eduardo Rivera Juanatey, quien indicó que la agencia opera bajo un estricto protocolo de prevención para prevenir algún contagio entre la población penal del nuevo virus, para el cual todavía no hay alguna medicina o vacuna aprobada.

Según Colón, los malestares comenzaron hoy cuando el superintendente de la institución, Edgar García, le solicitó a los confinados trabajar el lavado de ropa en la lavandería y el grupo se quejó pues la agencia no ha tomado medidas para que ese proceso se lleve a cabo de forma segregada.

“Ahí se lava la ropa toda junta. Incluso, ellos tienen que ir a Guayama 1000 para hacer esa tarea. Como no se están tomando medidas de salud y de higiene seguras ellos se negaron a llevar la ropa y el Superintendente les dijo que se iban a atener a las consecuencias”, destacó Colón.

Posteriormente, sostuvo, que unos 40 oficiales correccionales hicieron un registro y le quitaron todos los productos de higiene personal y de área que los reos tenían para limpiar sus módulos y asearse.

“Les quitaron todo: desde el papel de baño y los hand sanitizer hasta las toallitas de desinfectar superficies y otras cosas de limpiar”, detalló.

Carta al secretario del Departamento de Corrección y Rehabilitación
Carta al secretario del Departamento de Corrección y Rehabilitación

A raíz de lo ocurrido y como medida de pedido de auxilio los confinados decretaron una huelga de hambre y paralización de servicios a partir de mañana a las 6:00 de la mañana.

“Se extenderá hasta que Eduardo Rivera Juanatey, que lo que sirve es para posar para fotos, venga a la institución y nos atienda”, advirtió la portavoz.

“Esto es un atropello y máxime cuando todos esos artículos fueron comprados por familiares que están preocupados para que ellos tengan todo lo necesario para prevención del coronavirus”, agregó al explicar que también se derogó una medida que tenían para que parientes de los reos pudieran entregar -a través de un comité de integración familiar- los productos de higiene a la institución. “Exigimos una pronta intervención de usted (Rivera Juanatey) ya estamos cansados de los atropellos y castigos crueles e inusitados por parte del personal del Departamento de Corrección y Rehabilitación. Exigimos se le entregue a los confinados los artículos que les fueron confiscados por mero capricho, ya no aguantamos más abusos”, se expresa directamente al titular de la agencia en la misiva.

Reacciona Corrección

Posteriormente, el Departamento de Corrección reaccionó a través de declaraciones escritas y exhortó a utilizar los canales correspondientes para las denuncias.

“Toda situación debe ser presentada en los foros correspondientes y determinados por el reglamento del DCR, los cuales son conocidos por los representantes de los familiares. Cada grupo de familiares tienen completa comunicación con el superintendente y un ayudante especial que tiene a cargo atender los asuntos que puedan afectar a los miembros de la población correccional y familiares. Al momento, ningún miembro de la población correccional y los grupos representativos de familiares se han comunicado con los asignados para trabajar sus asuntos. Cualquier situación, debe ser canalizada por las vías aprobadas. Desconocemos la portavocía de quienes han llevado la información y le orientamos a utilizar los canales conocidos por los familiares y destacados en el reglamento”, expresó la agencia.

Además, recordaron que la gobernadora Wanda Vazquez Garced ordenó un toque de queda, que obliga a toda persona a permanecer en sus hogares.

“Respetando la orden, se determinó que el DCR podía suplir todas las necesidades de la población correccional y no es necesario el que familiares traigan productos de higiene, que es de todos conocido su escasez en los establecimientos comerciales públicos”, añadieron.