El Negociado de Energía de Puerto Rico anunció este viernes que permitirá a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) adquirir siete unidades de generación de respuesta rápida, para atender situaciones de emergencias en los momentos picos de demanda eléctrica.

Dicha autorización ordena enmendar la solicitud de la AEE para conformarla al Plan Integrado de Recursos Aprobado y para que las unidades o “peakers” a ser adquiridas, puedan también operar, eventualmente, con un combustible renovable, específicamente hidrógeno verde, explicó la entidad en un comunicado de prensa.

El Negociado aclaró que, aún cuando la AEE justificó su solicitud, aludiendo a la deficiencia de generación presuntamente ocasionada por el paso del huracán Fiona en septiembre de este año, la entrada en operación de estas unidades tomaría aproximadamente cuatro años y medio.

El ente regulador, a su vez, también le requirió a la AEE que inicie un proceso de planificación y optimización de miniredes para que estas unidades a ser adquiridas puedan integrarse y localizarse geográficamente de la forma más eficiente al sistema de transmisión y distribución de la red eléctrica de Puerto Rico.

A esos fines, requirió también que las unidades sean móviles para que, al concluir el proceso de optimización, puedan relocalizarse de ser esa la determinación final.

Finalmente, el Negociado también requirió que las unidades de generación tengan la capacidad de usarse como condensadores sincrónicos, lo cual facilitará la integración de más recursos de generación renovable a la red eléctrica.

Estos sistemas garantizan un funcionamiento fiable y eficiente de las redes de energía, al proporcionar compensación de potencia reactiva y capacidad adicional de energía frente a cortocircuitos, aseguró el ente regulador.

“Con esta decisión, el Negociado vela por el cumplimiento del Plan Integrado de Recursos mientras asegura la transición a energías renovables que Puerto Rico ya emprendió”, afirmó el presidente de la entidad, Edison Avilés.

“Comprar ‘peakers’ nuevos, que solo puedan utilizar combustibles fósiles, sería volver a amarrarnos por varias décadas a la dependencia de fuentes de energía importadas, costosas y contaminantes”, explicó Avilés.