A poco más de una semana de la serie de conciertos “Movimiento”, del cantante Ricky Martin, aflora una controversia por el manejo de 100 boletos donados para uso de personas residentes del pueblo de Guayanilla.

La donación de boletos, por parte de la Fundación Ricky Martin, surgió como un aliciente por las angustias vividas por los guayanillenses a causa de los sismos en su zona, y le fue entregada al alcalde, Nelson Torres Yordán, para la distribución.

Ayer trascendió que los boletos, presuntamente, no fueron entregados a los refugiados sino que se repartieron entre los empleados municipales. Sobre esto, el alcalde Nelson Torres Yordán reaccionó aduciendo que no se le especificó a quién debía entregar los boletos.

”Nunca se estableció ningún criterio para la repartición de los boletos. Yo fui al base camp, invitando a los refugiados, que iban a tener transportación para llegar al concierto de Ricky Martin, la guagua amarilla llegó allí y ese día ningún refugiado quiso ir”, dijo el alcalde en entrevista con Radio Isla.

Ricky Martin inició la gira de conciertos “Movimiento” el pasado 7 de febrero en el Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot.

Torres Yordán, entonces, optó por repartir los boletos entre los empleados que estuvieron trabajando desde el 6 de enero.

”Empleados que son refugiados, que perdieron su casa, también se les entregó la taquilla, pero lo triste es que ahí sale gente que compraron su taquilla y que fueron al concierto el día 8 de febrero porque se las regaló otras personas que trabajan en el concierto (...) han tratado de tergiversar esto”, sostuvo.

La Fundación Ricky Martin no ha hecho declaraciones sobre este asunto.

Reacciona el presidente de la Asociación de Alcaldes de Puerto Rico, José ‘Joe’ Román Abreu

“Se ha levantado una polémica innecesaria con relación a la distribución por el Municipio de Guayanilla, de unos boletos para un concierto, que fueron donados para los daminificados por los terremotos. Personalmente doy fe de la integridad del alcalde Nelson Torres Yordán, quien ofreció los boletos en el centro de refugiados de su pueblo, priorizando a las familias acogidas en el lugar. Entre los empleados municipales beneficiados como segunda opción, hay algunos que también perdieron sus hogares y otros que trabajan día, noche y fines de semana con los damnificados. De hecho, el alcalde ni siquiera asistió a dicho espectáculo, pues hasta para eso Nelson le da la prioridad a su gente. Espero que este incidente no desvíe la atención de lo importante: la reconstrucción de los pueblos del suroeste, labor donde todos estamos dando la mano”.