“Nos sorprendió muchísimo". Así respondió Pablo Acosta, portavoz de la organización Gyms por Puerto Rico, al referirse a la decisión de la gobernadora de no incluir a los gimnasios en la segunda fase de apertura de negocios, que fue anunciada ayer como parte de la nueva Orden Ejecutiva, que entrará en efecto el próximo martes.

El grupo, que reúne a unos 20 gimnasios de la Isla, llegó en la mañana de hoy hasta El Capitolio para expresar su inconformidad y amenazaron con abrir sus locales en desobediencia, si no son incluidos en la próxima fase del plan de apertura.

“Nos sorprendió porque en el informe del task force médico que se hizo con las diferentes fases de apertura, nosotros estamos incluidos en la fase número dos”, dijo Acosta en entrevista con Telenoticias (Telemundo). Sobre el argumento de que la actividad en los gimnasios es más riesgosa, manifestó que lo considera “contradictorio porque el reporte del task force médico indica que el índice de riesgo en nuestra industria es solamente un 29.1 (%), versus un 61.7 (%) en malls y un 61.9 (%) en restaurantes".

“Quiere decir que, según el task force médico, directamente el doctor Heriberto Marín estableció esos porcentajes, nosotros (los gimnasios) somos un 50% menos de riesgo que las otras industrias", añadió Acosta, quien aseguró que han seguido las guías del DRD para garantizar la seguridad de los clientes que asistan a los clientes.

"Si hay otras industrias que son más complejas que la nuestra, no hay razón alguna para nosotros estar cerrados", dijo Pablo Acosta, portavoz del grupo.

Acosta fue más allá al decir que “nosotros vamos a abrir” si no son incluidos en la próxima fase de apertura, cuando termine la que está en efecto hasta el 15 de junio. "Hay un reporte del task force médico que justifica que nosotros podemos estar abiertos. Y si hay otras industrias que son más complejas que la nuestra, no hay razón alguna para nosotros estar cerrados.

Los gimnasios están cerrados desde el 15 de marzo, cuando comenzó una cuarentena obligatoria para evitar la propagación del coronavirus. Hasta el momento, el gobierno solo permite que los ciudadanos caminen, corran o pedaleen en lugares abiertos. Desde el próximo martes también se podrá utilizar el mar para practicar deportes acuáticos, así como los campos de golf.