En entrevista tras su escandalosa salida de La Fortaleza en el 2019, el exgobernador Ricardo Rosselló habló de lo duro que fue renunciar al puesto, su estrés postraumático por el huracán María, su millonaria residencia en el exilio y sus recientes trabajos en el sector privado.

Rosselló dijo al periódico The New York Times que “fue doloroso perder el cargo de gobernador” tras los masivos pedidos de renuncia como consecuencia del escandaloso chat de Telegram que compartía con su equipo de trabajo.

“Fue doloroso porque trabajé muy duro para lograrlo y creí que estábamos haciendo cosas buenas. Pero creo que lo que ha sido realmente doloroso es esta especie de total destrucción de mi reputación”, indicó.

También aseguró que ha tenido estrés postraumático por el embate del huracán María en el 2017. Incluso, mencionó que en ocasiones no podía dormir. “Las muertes de María son un dolor terrible, terrible que siempre llevo”, afirmó.

The New York Times agregó que el ex primer mandatario del Partido Nuevo Progresista dio la entrevista en un suburbio en Washington, donde reside desde el pasado mes. La vivienda tiene un valor de $1.2 millones. Antes, se la pasó en alquileres de Airbnb.

Rosselló ahora labora como consultor para la empresa My Business Matches, con sede en Texas. El periódico señaló que dicha compañía tuvo un contrato de $25,000 con el gobierno de Puerto Rico. El exgobernador también tiene inversiones en Pekín (China) con dos científicos que buscan un tratamiento para el COVID-19.

No expresó si regresará a la Isla. “No busco que la gente piense que, ya sabes, soy un regalo de Dios para el mundo pero tampoco espero que me vean como lo contrario”, sostuvo.

“Solo quiero trabajar. Solo quiero ayudar”, precisó.

Por el caso del chat de Telegram que detonó la renuncia de Rosselló hace más de un año, no se presentarán cargos criminales, según indicó el Panel sobre el Fiscal Especial Independiente en noviembre pasado.