Aunque pidió un reporte completo de la situación, el gobernador Ricardo Rosselló justificó hoy la compra a $500 por dron anaranjado que realizó la Autoridad de Carreteras (ACT).

El costo promedio de los barriles que se utilizan en las carreteras para indicar precaución ronda los $75 y si se compran al por mayor el precio puede disminuir a $65 cada uno. Además, una famosa cadena de ferretería y artículos del hogar tienen el producto con un precio fijo de $68.99.

“Se hizo en un momento de emergencia”, argumentó el primer ejecutivo en una conferencia de prensa.

Sin embargo, la primera adquisición de los drones fue para una obra con fecha del 5 de marzo de 2018. La segunda fue para trabajos tres meses después, específicamente el 4 de junio.

La compra de los 600 drones naranja –que alcanzó un monto total de $300,000– se realizaron entre 18 y 21 meses después del huracán María.

La ACT tampoco utilizó los precios de emergencia que establece el Departamento de Transportación federal en el cual indica que el artículo se debe comprar a un máximo de $100 cada uno.

Sin embargo, Rosselló defendió vehementemente el proceso de compra que realizó la agencias y negó que este sobrepago mine la credibilidad ante el gobierno de Estados Unidos.

“Se hizo con fondos federales. Se hizo con las subastas que solicita el gobierno federal se lleven a cabo. El postor más cercano en esta subasta, créanlo o no, estaba solicitando $400,000 más… Entre los postores que ofrecieron, por mucho, era el más barato”, sostuvo.

Según el gobernador, para ese periodo también tuvieron problemas en conseguir luces y semáforos.

“Yo reconozco que cuando uno ve ese número llama la atención, pero el proceso se llevó a cabo con la claridad que requiere el gobierno federal, fueron con sus fondos y con el proceso que exigen. Por lo tanto, entendemos que esto no mina en ninguna circunstancia la credibilidad porque trabajamos bajo su sistema”, indicó.