La gobernadora Wanda Vázquez indicó este miércoles que estaría dispuesta a avalar el acuerdo alcanzado entre la Junta de Supervisión Fiscal con ciertos tenedores de bonos del Estado Libre Asociado de Puerto Rico (ELA) solo si se mejoran las condiciones de los pensionados.

“Mi posición es que los pensionados tengan una oportunidad para ser mejorados. Los bonistas, la información que tenía y que ha salido en vídeos que se han manifestado, era que ellos no tenían ningún inconveniente en mejorar a los pensionados. Si no se mejora a los pensionados, pues ese era mi compromiso, (no apoyar el acuerdo). Así que lo veremos más adelante y esa es una condición para yo como gobernadora firmar el acuerdo, tiene que mejorarse a los pensionados”, afirmó la gobernadora, tras participar de la inauguración del hotel Aloft en el Distrito del Centro de Convenciones, en Miramar.

El acuerdo alcanzado entre la Junta y los bonistas reestructura en $35,000 millones de la deuda pública, reduce el servicio de la deuda en $5,000 millones y acorta el periodo de repago a 20 años. Sin embargo, mantuvo un recorte de hasta 8.5% en las pensiones que reciben los jubilados del gobierno. Este es el por ciento que la gobernadora cree que deber ser disminuido.

Vázquez dijo que, con su insistencia en promover menos recortes a las pensiones, no muestra ningún rechazo hacia la Junta o algún deterioro en las relaciones que han entablado desde que llegó a la gobernación en agosto del 2019.

“La relación con la Junta es una relación muy buena, como la hemos tenido siempre. Hay unos asuntos donde no vamos a coincidir y en otros que sí. En este particular no coincidíamos, porque nuestra posición es (que), si los bonistas tuvieron una mejoría, yo quería una mejoría para los pensionados”, explicó.

En cuanto a la negociación que se realiza de la deuda de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Vázquez insistió que se debe tomar en cuenta los sismos y el efecto en la planta generatriz de Costa Sur, la cual no está en funciones por los daños registrados.

“Hay que renegociar, hay que verlo de una manera que sea favorable para el pueblo de Puerto Rico”, dijo.

El acuerdo que se había alcanzado con los bonistas mostraba un aumento de un 4% en el costo de la luz, del cual los legisladores no han estado de acuerdo.