Muchos dicen que la lluvia es sinónimo de bendición, y precisamente esto fue lo que pasó en un pueblo australiano que por más de un mes ha batallado contra las llamas.

"Este es nuestro equipo en Rollands Plains en New South Wales en este momento con algunos lugareños muy felices que han estado nerviosos por más de un mes. Esta local también ha estado ayudando a cocinar comidas para todos los bomberos y locales que se han visto obligados a abandonar sus hogares durante las últimas 2 semanas", expresó la brigada junto al alegre vídeo.

This is our crew in Rollands Plains in NSW at the moment with some very happy locals who have been on edge for over a month. This local has also been helping cook meals for all the Fire Fighters and locals that have been forced from thier homes for the past 2 week.

Posted by Leongatha Fire Brigade on Sunday, November 24, 2019

Desde principios de julio, los fuegos en New South Wales han provocado seis fallecimientos y quemado 1.3 millones de hectáreas.