BUENOS AIRES- El aumento prácticamente incontrolado de casos de COVID-19 en Brasil aviva el miedo a que trabajadores de la construcción, conductores de camión y turistas del mayor país de Latinoamérica puedan propagar la enfermedad en países vecinos que están haciendo una mejor labor para contener la pandemia.

Brasil, una enorme nación que comparte frontera con casi todas las demás de Sudamérica, ha confirmado más de 70,000 contagios y más de 5,000 decesos, según los datos del gobierno y el conteo de la Universidad Johns Hopkins, muchos más que cualquiera de sus vecinos. Se cree que el dato real de infectados y muertos es mucho mayor por el número limitado de pruebas de detección.

Las fronteras del país siguen abiertas, no hay casi cuarentenas ni limitaciones y su presidente, Jair Bolsonaro, sigue negando la gravedad de la pandemia.

El país de 211 millones de habitantes superó esta semana a China — el lugar donde comenzó el brote en diciembre del año pasado — en el número oficial de muertos por COVID-19, la enfermedad causada por el virus, lo que llevó a Bolsonaro a decir: “¿Y qué?”.

“Lo siento”, dijo el presidente de ultraderecha a reporteros. “¿Qué quieren que haga?”.

En Paraguay, los soldados que velan por el cumplimiento de las normas contra el virus cavaron una zanja poco profunda junto a los primeros 244 metros (800 pies) de la principal carretera de entrada a la ciudad de Pedro Juan Caballero desde la vecina ciudad brasileña de Punta Porá, para evitar que la gente cruce a pie desde Brasil y desaparezca en la ciudad.

Paraguay tiene menos de 250 casos confirmados de coronavirus y sus fronteras están cerradas desde el 24 de marzo, con un refuerzo centrado especialmente en la de Brasil.

Funcionarios argentinos dicen estar especialmente preocupados por el tránsito de camiones desde Brasil, su principal socio comercial. En las provincias que limitan con el país vecino, Argentina está trabajando para establecer corredores seguros donde los conductores brasileños puedan acceder a cuartos de baño, conseguir comida y descargar sus productos sin entrar siquiera en contacto con argentinos.

“Me preocupa mucho Brasil”, dijo el presidente de Argentina, Alberto Fernández, a medios locales el sábado. “Muchos transportes vienen del mercado de Sao Paulo, y allá el foco infeccioso es altísimo y pareciese (que) el gobierno no lo está tomando con la seriedad que el caso requiere. Eso me preocupa mucho, por el pueblo del Brasil pero también porque se pude trasladar a la Argentina”.

Una de las ocho infecciones registradas en la provincia argentina de Misiones es la de un conductor de camión de 61 años que aparentemente se enfermó en Sao Paulo y luego regresó al país, donde murió luego de infectar a su esposa. En Argentina hay alrededor de 4,000 casos confirmados y más de 200 fallecidos, según el conteo de Johns Hopkins.

Incluso autoridades en Estados Unidos, donde hay ya más de 1 millón de casos registrados y los decesos superan los 60,000, han expresado su preocupación por Brasil.

Florida, que tiene una gran población con ascendencia brasileña, podría enfrentarse a la amenaza de que los pasajeros de vuelos procedentes de Brasil lleven el coronavirus al estado, dijo el gobernador republicano, Ron DeSantis, al presidente, Donald Trump, en Washington el martes.

“Podríamos estar lejos, haciéndolo bien en Florida, y entonces tener a este tipo de gente que llega”, señaló DeSantis.

El gobernador explicó que la decisión de Trump de vetar los vuelos desde China ayudó a controlar el virus en el oeste de Estados Unidos, a lo que Trump preguntó si esto suponía suspenderlos con Brasil. DeSantis respondió que una de las posibilidades era “no necesariamente suspenderlos” pero sí pedir que las aerolíneas realicen pruebas a los pasajeros antes de embarcar en vuelos con destino a Florida.

Las autoridades en Colombia también están preocupadas, dijo Julián Fernández Niño, epidemiólogo de la Universidad Nacional en Bogotá.

“En un mundo globalizado, la respuesta con el problema de la pandemia no pueden ser fronteras cerradas”, afirmó. “Brasil es un país de un gran desarrollo científico y capacidad económica (pero) es claro que hay una postura anticientífica del liderazgo de su gobierno con respecto a la respuesta de combatir el coronavirus”.

En Uruguay, el presidente, Luis Lacalle Pou, apuntó que la propagación del virus en Brasil encendió “luces amarillas” de advertencia en su gobierno y que las autoridades estaban endureciendo los controles en varias ciudades fronterizas.

Recientemente, 30 trabajadores cruzaron de Brasil a la ciudad fronteriza uruguaya de Río Branco para ayudar a construir una planta de concreto. Cuatro de ellos dieron positivo al virus, lo que llevó a Uruguay a poner a toda la plantilla en cuarentena.

Funcionarios en algunas ciudades fronterizas uruguayas han discutido la creación de “corredores humanitarios” a través de los cuales los brasileños puedan abandonar el país con seguridad.

Incluso la socialista Venezuela, donde el sistema de salud lleva años colapsado, dice estar preocupada por la situación en territorio brasileño.