Barcelona. Los organizadores de la feria de tecnología móvil más grande del mundo insistieron ayer que cancelaron el evento anual Mobile World Congress (MWC, por sus siglas en inglés) por preocupaciones de salud y seguridad por el brote de un virus detectado en China. Sin embargo, el gobierno español no estuvo de acuerdo e insinuó que hubo otro motivo para la cancelación.

“Es, de hecho, una situación muy difícil y una decisión muy difícil la que tomamos”, dijo ayer, un día después de la cancelación del evento, a la prensa en Barcelona Mats Granryd, director general de la GSMA, que organiza la feria.

“Nuestras prioridades son muy claras y sencillas: la primera es la salud y seguridad de todos los participantes en la feria y la segunda prioridad es la reputación del MWC y este evento aquí en Barcelona”, agregó.

La decisión de cancelar la feria, que debía celebrarse en Barcelona entre el 24 y el 27 de febrero, se tomó el miércoles luego de que decenas de compañías tecnológicas y operadores de redes inalámbricas se retiraran por temor a la enfermedad, bautizada recientemente como COVID-19, que es causada por el virus SARS-CoV-2.

Sin embargo, el gobierno español dijo en un comunicado ayer que “considera que la cancelación del Mobile World Congress no obedece a razones de salud pública”.

“El gobierno entiende que no hay razones de salud pública para no celebrar eventos de este tipo en nuestro país”, indicó el comunicado sin especificar qué motivos creía que estaban tras la decisión.

En España, sólo hay dos personas infectadas con el virus, ninguna de las cuales está en Barcelona.

John Hoffman, director ejecutivo de la GSMA, enfatizó que lidiaban con “personas críticas en el negocio”, incluidos 8,000 directores generales. Agregó que “había una gran preocupación de afectar sus negocios no sólo ahora, sino en el futuro”.

Granryd señaló que la GSMA no hablaría de los costos de la cancelación ya que es “demasiado pronto”.

"No se trata de dinero", agregó.

Hoffman indicó que consideraron reducir el tamaño del evento, pero "todos nuestros compradores indicaron que no asistirían", explicó. Una vez revisados los datos el miércoles, concluyeron que "la vasta mayoría de los que tenían previsto acudir no iban a estar", agregó.

Demorar la celebración del MWC quedó descartado debido a que era “imposible predecir cuándo va a terminar esta situación”.