El médico chino que advirtió al público sobre el surgimiento de una enfermedad “similar al SARS”, Li Wenliang, murió hoy de coronavirus en Wuhan (China), según informes de medios estatales replicados por CNN.

Tras dar la alarma en diciembre de 2019, Li fue intervenido por la policía local y las autoridades de salud, quienes lo obligaron a retractarse pues el gobierno chino deseaba que el brote se mantuviera en reserva.

El médico tuvo que firmar una carta en la que se le acusaba de “difundir rumores en línea” y “perturbar gravemente el orden social”.

Li fue hospitalizado el 12 de enero después de contagiarse, según CNN. Se confirmó el 1 de febrero que tenía el virus y falleció cinco días después.

El número de víctimas de la epidemia causada por el nuevo coronavirus en China subió hoy a 563 muertos, mientras el país acelera las medidas para compensar la falta de camas en los hospitales.

El gigante asiático registró más 28,000 personas contagiadas. En el extranjero, con decenas de países con casos confirmados, 20 personas fueron identificadas en un barco de crucero en cuarentena frente a las costas de Japón.

Dos semanas después de la puesta en cuarentena de la ciudad de Wuhan y de una parte su provincia, Hubei (centro), donde se está propagando la epidemia, el sistema sanitario local está totalmente saturado.

La Organización Mundial de la Salud pidió ayer 675 millones de dólares a la comunidad internacional y anunció el envío a 24 países de 500,000 mascarillas y 350,000 pares de guantes, así como 250,000 kits de detección del virus a más de 70 laboratorios del mundo entero.