Atenas. Las autoridades griegas asumieron este viernes el control de dos clínicas de salud privadas y de su personal en una región del norte del país donde los hospitales públicos están sometidos a una elevada presión por el aumento de los contagios de coronavirus en la últimas semanas, dijo el Ministerio de Salud.

El ministerio explicó que pidió poner camas de hospitales privados a disposición del sistema público para tratar a pacientes con COVID-19, pero “a pesar de los esfuerzos, no fue posible hallar una solución mutuamente aceptable”. A partir de hoy, las autoridades tomarán en control de los dos centros y de sus trabajadores en Salónica, la segunda ciudad más grande del páis y que está en el centro de la segunda ola de la pandemia, agregó el ministerio.

“En la prefectura de Salónica, después de una carga epidemiológica muy pesada que está poniendo a prueba los límites de los hospitales y de su personal, era absolutamente necesario operar camas para COVID-19 en clínicas privadas”, señaló el ministerio.

Grecia esquivó en gran medida la primera ola de la pandemia luego de que el gobierno impuso una temprana cuarentena, a la que se le atribuye el bajo número de infecciones y fallecidos. Pero el virus ha repuntado con fuerza tras el verano, con miles de infectados y docenas de muertos cada día. Casi 500 personas están intubadas en unidades de cuidados intensivos en todo el país.

Según los últimos datos reportados el jueves en la noche, Grecia acumula más de 85,200 positivos y cerca de 1.350 fallecidos con una población de alrededor de 11 millones.

El gobierno impuso una cuarentena en todo el país hasta final de mes, que incluye el cierre de tiendas minoristas, escuelas, bares, restaurantes y locales de ocio, y un toque de queda entre las 9:00 p.m. a las 5:00 a.m. Quienes quieran salir de casa pueden hacerlo solo por razones específicas y deben notificarlo a las autoridades a través de un mensaje de texto o deben llevar un permiso escrito por ellos mismos.