La pandemia por el COVID-19 causa alarma en la población, que busca protegerse del nuevo coronavirus de todas las maneras posibles. Aquellas personas cuyos vecinos han resultado contagiados muestran su preocupación ante el temor de contagiarse.

Entonces cabe preguntarse si es posible contraer el virus si una persona de la casa contigua se ha infectado. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y los expertos consultados por El Comercio coinciden en que no es posible, pues el virus no puede viajar largas distancias por el aire; es necesario tener un contacto cercano con el afectado.

“El virus no viaja por los aires, sino que se transmite por contacto cercano de menos de dos metros, ya que necesita a una persona que lo expulse. No hay transmisión de ese modo, no hay que entrar en pánico. Si se sabe que mi vecino está infectado y tengo miedo de que el virus va a llegar a mi casa por el aire, la repuesta es no”, explica a El Comercio Eduardo Gotuzzo, especialista en enfermedades infecciosas y tropicales de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

La OMS considera hasta el momento que los únicos medios de contagio del COVID-19 son los siguientes: de persona a persona a través de las gotitas despedidas por la nariz o la boca de un infectado cuando tose o estornuda, y también cuando se entra en contacto con objetos o superficies contaminadas por el paciente y luego la persona no infectada se toca los ojos, la nariz o la boca.

¿Debo hacerme la prueba?

Al confirmarse un caso, los epidemiólogos entrevistan al paciente para saber con qué personas estuvo en contacto, además toda la familia es puesta en observación y deben quedarse dentro de la casa durante 14 días.

En ese caso, los médicos dan por sentado que los miembros de la familia ya están infectados y se procede al aislamiento y vigilancia. Además, en este caso no es necesario que todas las personas del barrio o edificio pasen por una prueba de descarte, salvo que alguno de ellos haya tenido una proximidad física y muestre síntomas.

“No es realista hacerles una prueba a todos los contactos de un paciente infectado, se debe considerar que hay escasez de pruebas [en el país]”, detalla Gotuzzo.

Un estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en pacientes de COVID-19 en EE.UU. muestra que la tasa de contagios sintomáticos entre personas que viven en una misma casa era cercana al 10%, mientras que en contactos fuera del hogar era solo del 0.45%.